miércoles, 29 de enero de 2014

Atenuar los efectos de la marihuana

La pregnenolona, una hormona esteroide sintetizada por el organismo, es capaz de interferir en la actividad de los receptores cannabinoides de tipo 1 (CB1) localizados principalmente en las células del cerebro. El descubrimiento abre camino a la posibilidad de beneficiarse de las propiedades medicinales del cannabis, sin que los pacientes padezcan los efectos estupefacientes de esta sustancia.
Las hormonas esteroides constituyen unos importantes neuromoduladores de la actividad del cerebro, pues regulan algunas de nuestros procesos fisiológicos como la ingesta de alimentos, el despertarse, la reproducción y la sexualidad. Por otro lado, también son responsables del estado de ánimo y de la memoria, puesto que desempeñan un papel destacado tanto en el sistema nervioso periférico como en el central.
Allí, algunas de ellas, en concreto las neuroesteroides, son sintetizadas directamente por el cerebro a partir de la pregnenolona, una hormona considerada hasta ahora fisiológicamente inactiva. Mas ahora, un grupo internacional de investigadores ha descubierto que es capaz de atenuar los efectos del principio activo de la marihuana.
El hallazgo, publicado en la revista Science, se produjo en el transcurso de un ensayo realizado en ratones y diseñado para estudiar cómo el consumo abusivo de sustancias como la cocaína, la morfina, la nicotina o el alcohol interfieren en la síntesis de las neuroesteroides. Los investigadores encontraron que el D9-tetrahidrocannabinol (THC), el principal principio activo del cannabis, causó un aumento inesperado de los niveles de pregnenolona en los múridos a través de la activación de los receptores CB1.
La posterior suministración de la hormona esteroide a los ratones mostró que esta es capaz de amortiguar los efectos del THC al obstaculizar su unión con el receptor CB1 y de reducir, en particular, la estimulación del apetito y la falta de memoria. Los autores afirman en su trabajo que estos resultados arrojan nueva luz sobre el potencial papel de la pregnenolona para diseñar nuevas terapias dedicadas al tratamiento de la dependencia del cannabis.