viernes, 17 de marzo de 2017

El cerebelo también interviene en las alteraciones cerebrales asociadas a la drogadicción

Un nuevo estudio revela cómo el cerebelo responde de una manera muy potente al efecto de la cocaína, hasta tal punto de ser corresponsable de las alteraciones cerebrales asociadas al consumo adictivo de drogas y cambiar sus mecanismos de plasticidad.
Las drogas adictivas obligan al cerebro a almacenar datos perjudiciales sobre dónde, cuándo y cómo consumir la sustancia. De hecho, la droga es la información predominante en los cerebros de las personas afectados por la adicción. Las investigaciones revisadas abordan la función del cerebelo en estos procesos de almacenamiento implicados en el trastorno adictivo. En concreto, los trabajos experimentales muestran que estos efectos de la cocaína sobre el funcionamiento del cerebelo sólo ocurren en aquellos individuos dominados por estímulos que predicen la disponibilidad de droga y sugieren que el cerebelo puede ser crucial para entender los mecanismos de vulnerabilidad a la adicción
Determinadas regiones del cerebro, como la corteza prefrontal, la amígdala, el hipocampo y los ganglios basales, podían ser relevantes para la adicción, pero el cerebelo había sido tradicionalmente excluido de este circuito por considerarse una estructura dedicada exclusivamente al control motor.