viernes, 21 de abril de 2017

Circuito cerebral que activa las respuestas emocionales

Tradicionalmente existía consenso a la hora de asociar la amígdala, una estructura ubicada en la parte interna del cerebro, con respuestas a emociones desagradables como el miedo o la ansiedad, pero un grupo de neurocientíficos ha descubierto en esta estructura un circuito cerebral que responde también a los estímulos agradables relacionados con el sistema de recompensa cerebral.
Para la realización del trabajo se usaron técnicas optogenéticas en ratones, un procedimiento que permite controlar la actividad de las neuronas mediante el uso de luz. Con ellas pudieron monitorizarse las funciones que tenían las neuronas de cada población. Se analizaron los perfiles genéticos de las neuronas de la amígdala dividiéndolos en siete grupos según sus marcadores genéticos y su localización anatómica. Los investigadores encontraron que cinco de esos grupos de neuronas estimulaban el comportamiento basado en las recompensas. Cuando activaban en los ratones las neuronas relacionadas con el circuito de la recompensa, los ratones asociaban eso a una experiencia positiva y buscaban después una mayor exposición a la luz.
Esa misma población de neuronas recibía información de emociones positivas en la amígdala basolateral. Mientras tanto, otro grupo de las neuronas estudiadas reaccionaba a impulsos innatos y a recuerdos relacionados con el miedo.
Las células identificadas representan más del 90% de la amígdala cerebral, pero no se descarta que exista una fracción pequeña de células en la amígdala que estén por descubrir y que controlen el comportamiento negativo.