jueves, 13 de abril de 2017

El consumo de droga sintética

El consumo en la adolescencia de metilendioxipirovalerona (MDPV), un potente psicoestimulante sintético, puede aumentar la vulnerabilidad a la adicción a la cocaína en la edad adulta, según un estudio elaborado con animales de laboratorio.
La hipótesis de partida del estudio tenía como referencia la similitud de los mecanismos de acción de la MDPV y la cocaína, y los efectos prácticamente permanentes que generan estas sustancias en determinadas áreas cerebrales –sobre todo, en el núcleo accumbens– y en los patrones de respuesta ante determinados estímulos.
Los investigadores suministraron MDPV a ratones adolescentes durante siete días. Tres semanas después de retirarles la sustancia, siendo ya adultos, se valoró su sensibilidad a la cocaína y se analizaron los cambios producidos en determinadas proteínas asociadas al proceso adictivo. Se constató que los animales tratados en la adolescencia con MDPV presentaban después unos parámetros de conducta de refuerzo respecto a la cocaína mucho más elevados en comparación con el grupo control. Estos cambios de comportamiento se asociaban con alteraciones de la expresión de factores directamente relacionados con la adicción. Por ejemplo, el nivel de ΔFosB, un factor de transcripción implicado en la plasticidad neuronal, era más de tres veces superior al nivel normal y se mantenía elevado durante las tres semanas de retirada de la sustancia adictiva.