jueves, 13 de abril de 2017

La obesidad podría dificultar la detección y el seguimiento de la artritis reumatoide

Imagen de noticias HealthDay
LUNES, 10 de abril de 2017 (HealthDay News) -- En las mujeres, la obesidad podría alterar los resultados de los análisis sanguíneos que se realizan para diagnosticar y monitorizar la artritis reumatoide, sugiere un nuevo estudio.
"Los médicos podrían suponer que los niveles altos de inflamación significan que una paciente tiene artritis reumatoide o que su artritis reumatoide requiere de más tratamiento, cuando de hecho un aumento ligero en los niveles de inflamación podría en vez de eso ser debidos a la obesidad", explicó el autor del estudio, el Dr. Michael George, del Sistema de Salud de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia.
Los análisis de sangre de la proteína C reactiva (PCR) y de la tasa de sedimentación eritrocítica (TSE) pueden ayudar a los médicos a evaluar la gravedad de la inflamación en los pacientes de artritis reumatoide, apuntaron los investigadores.
Los estudios anteriores han sugerido que las mujeres obesas podrían normalmente tener unos niveles más altos de PCR y TSE. Los autores del estudio decidieron observar este tema más de cerca.
El estudio incluyó información de más de 2,100 personas con artritis reumatoide. Entonces, los investigadores compararon esa información con datos de la población general.
Un índice de masa corporal (IMC, un cálculo de la grasa corporal según el peso y la estatura) más alto se asoció con una PCR más alta en las mujeres con artritis reumatoide y en las mujeres en la población general, sobre todo en las mujeres con una obesidad grave. También hubo una asociación modesta entre la obesidad y la TSE.
Al contrario, en los hombres con artritis reumatoide, un IMC más bajo se asoció con una mayor PCR y TSE.
Los hallazgos podrían ayudar a mejorar la comprensión sobre el vínculo entre el peso y la inflamación. También podrían ayudar a los médicos a aprender más sobre cómo esta relación difiere entre mujeres y hombres, añadieron los autores del estudio.
Los hallazgos aparecen en la edición del 10 de abril de la revista Arthritis Care & Research.
"Nuestros resultados sugieren que la obesidad podría conducir a unos niveles más altos de PCR y TSE en las mujeres con artritis reumatoide", dijo George en un comunicado de prensa de la revista.
"El aumento en esos niveles de inflamación no se debió a que la artritis reumatoide fuera peor en esas mujeres", señaló.
"De hecho, encontramos que la obesidad conduce a aumentos muy similares en estas pruebas de laboratorio incluso en mujeres sin artritis reumatoide", añadió.
Los médicos deben tener cuidado al interpretar los resultados de estas pruebas de laboratorio, dado que tanto la artritis reumatoide como la obesidad pueden contribuir a los niveles de inflamación, dijo George.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor