Entradas

El rey de los cielos: El regreso del águila

Guterres pide reforzar lucha contra cambio climático

Alemania/Países Bajos: la guerra contra los gansos

El riesgo de ACV puede aumentar con la hipertensión vinculada con el embarazo

Las dietas y los complementos especiales para el autismo siguen siendo dudosos

Unas células inmunitarias fuera de control podrían ayudar a provocar la calvicie

Burlarse de los adolescentes por su peso podría hacer un daño duradero

2017 Imagen de noticias HealthDay VIERNES, 26 de mayo de 2017 (HealthDay News) -- Las personas que casi se ahogan tienen más probabilidades de recuperarse con una buena función cerebral si los testigos inician de inmediato las compresiones en el pecho en lugar de esperar a que llegue el personal de emergencias, informan unos investigadores. "Lo que encontramos es que cuando los testigos administran la RCP [reanimación cardiopulmonar] antes de la llegada del personal de emergencias, la persona tiene más probabilidades de salir del hospital y llevar una vida razonablemente parecida a la que tenía antes del ahogamiento", afirmó el líder del estudio, el Dr. Joshua Tobin, profesor asociado de anestesiología clínica en la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California. Cada día, 10 personas se ahogan y pierden la vida en Estados Unidos, dijeron los autores del estudio en un comunicado de prensa de la universidad. El nuevo estudio incluyó a más de 900 casos de personas que sufrieron un paro cardiaco tras casi ahogarse. "Cuando hablamos del paro cardiaco, sin duda queremos que la gente sobreviva. Pero la mayoría de las personas no considerarían que sobrevivir y estar en un estado vegetativo persistente sea un éxito. Por eso elegimos estratificar los resultados según las consecuencias neurológicas favorables o desfavorables", comentó Tobin. Los investigadores encontraron que las víctimas que casi se ahogaron que recibieron la RCP de un testigo tenían tres veces más probabilidades de que les fuera bien respecto a la función cerebral. Pero a las víctimas que casi se ahogaron pareció irles peor si fueron tratadas con un desfibrilador externo automático (DEA), que son comunes en los espacios públicos. Los investigadores no están seguros de cómo explicar la discrepancia. "Es difícil decir por qué la aplicación de un DEA antes de la llegada [de los servicios médicos de emergencia] presagiaba un peor resultado neurológico en este estudio. Quizá la aplicación del DEA distraía a los testigos de administrar una buena RCP ininterrumpida", planteó Tobin. "Pero lo que sí sabemos es que este estudio amplía las crecientes evidencias de que la RCP administrada por los testigos mejora los resultados en el paro cardiaco", añadió. "También ofrece un motivo convincente para que la gente aprenda esta técnica que salva vidas". Aunque no sepa hacer la RCP, quizá pueda ayudar a alguien que sufre un paro cardiaco con la ayuda de un despachador de emergencias, dijo Tobin. "Llame al 911, haga compresiones en el pecho con una frecuencia de 100 latidos por minuto, y quizá pueda salvarle la vida a alguien", afirmó. El estudio aparece en la edición de junio de la revista Resuscitation. Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor FUENTE: University of Southern California Keck School of Medicine, news release, May 17, 2017 HealthDay (c) Derechos de autor 2017, HealthDay Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.

¿Un clima más cálido conlleva más noches de insomnio?

Las 'cajas para bebés' de los hospitales podrían ayudar a prevenir el SMSL en los recién nacidos