jueves, 20 de julio de 2017

Las técnicas de estimulación cerebral podrían mejorar la memoria

Una investigación ha señalado que el adiestramiento de la memoria de trabajo para realizar una determinada tarea intelectual especializada, combinado con una sesión de estimulación cerebral no invasiva, podría conllevar una mejora cognitiva en algunos aspectos y bajo ciertas condiciones.
Según los autores, la estimulación cerebral influye directamente en la plasticidad del cerebro y, más concretamente, en la de las regiones que son relevantes para lograr un buen rendimiento en tareas que necesitan memoria de trabajo. Además, si se mejora la conectividad, también se beneficiarán las funciones que dependan de la misma región cerebral.
Los científicos advierten que las investigaciones sobre el uso de estimulación transcraneal mediante corriente continua (tDCS) para mejorar el rendimiento cognitivo exploran un campo relativamente nuevo, y que bastantes de ellas han producido resultados dispares. En este caso, los investigadores dispusieron de más de 70 voluntarios divididos en seis grupos; utilizaron diferentes combinaciones de adiestramiento de la memoria de trabajo mediante tDCS y después evaluaron el rendimiento de los voluntarios en las pruebas de memoria de trabajo y en una relacionada con la capacidad de resolver problemas.
Los investigadores piensan que la tDCS aumenta la probabilidad de que las neuronas disparen sus señales, lo cual puede ayudar a acelerar la formación de conexiones neuronales y, por tanto, el aprendizaje.