lunes, 30 de octubre de 2017

Para los adultos mayores con diabetes, perder peso con dieta, el ejercicio puede mejorar la circulación

La diabetes tipo 2 afecta la circulación sanguínea. La enfermedad endurece los vasos sanguíneos y reduce la cantidad de oxígeno que circula por todo el cuerpo. Esto incluye tu cerebro. Cuando el flujo sanguíneo en el cerebro se deteriora, puede afectar la forma en que pensamos y tomamos decisiones.
Las personas que tienen diabetes tipo 2 a menudo tienen sobrepeso u obesidad. Estas son condiciones que también pueden estar relacionadas con problemas cognitivos (problemas con las habilidades de pensamiento). Se sabe que la reducción de la ingesta de calorías y el aumento de la actividad física reducen los efectos negativos de la diabetes tipo 2 en el cuerpo. Sin embargo, los efectos de estas intervenciones en la cognición y el cerebro no son claros.
Recientemente, los investigadores examinaron la información de un estudio de 10 años llamado Acción para la Salud en la Diabetes (Look AHEAD). En este estudio, los participantes aprendieron cómo adoptar cambios de comportamiento saludables a largo plazo. En su nuevo estudio, los investigadores se enfocaron en si los participantes con diabetes tipo 2 que bajaban las calorías en su dieta y aumentaban la actividad física tenían un mejor flujo de sangre al cerebro. Los investigadores publicaron sus hallazgos en el Journal of the American Geriatrics Society .
Los investigadores asignaron participantes a uno de dos grupos. El primer grupo se llamó Intervención Intensiva de Estilo de Vida. En este grupo, a los participantes se les dio un objetivo diario de comer entre 1200 a 1800 calorías para perder peso, según su peso inicial. También tenían una meta de 175 minutos de actividad física durante la semana, a través de actividades como caminar a paso ligero.
Los participantes fueron vistos semanalmente durante los primeros seis meses, y tres veces al mes durante los siguientes seis meses. Durante los años 2 a 4, fueron vistos por lo menos una vez al mes y fueron contactados regularmente por teléfono o correo electrónico. También se les animó a unirse a las clases grupales. Al final del estudio, se alentó a los participantes a continuar sesiones mensuales individuales y otras actividades.
El segundo grupo fue llamado el "grupo de control". El grupo de control asistió a clases de apoyo y educación sobre diabetes. Los investigadores compararon el grupo de control con el grupo que participó en la intervención del estilo de vida.
Aproximadamente diez años después de la inscripción, 321 participantes completaron una exploración cerebral con IRM. (Una resonancia magnética es una prueba médica no invasiva que utiliza un poderoso campo magnético, impulsos de radiofrecuencia y una computadora para producir imágenes detalladas del cerebro). El 97 por ciento de esas resonancias cumplieron con los estándares de control de calidad establecidos por los investigadores para su estudio .
Durante el estudio, se evaluaron las funciones mentales de los participantes, incluido su aprendizaje verbal, memoria, capacidad de toma de decisiones y otras funciones cognitivas.
Los investigadores observaron al grupo de adultos con sobrepeso u obesidad al comienzo del estudio. Llegaron a la conclusión de que, en ese grupo, quienes realizaban la intervención conductual a largo plazo tenían un mayor flujo sanguíneo en el cerebro. Además, el flujo sanguíneo tendió a ser mayor entre aquellos a quienes no les fue tan bien en las pruebas de funciones mentales. Esto puede mostrar cómo el cerebro puede adaptarse en respuesta al deterioro cognitivo.
Sin embargo, los investigadores también encontraron que para las personas más pesadas, la intervención puede haber funcionado de manera diferente. Esto sugiere que la intervención pudo haber sido más efectiva para aumentar o mantener el flujo sanguíneo en el cerebro en personas con sobrepeso pero no obesas.
Fuente de la historia:
Materiales proporcionados por la American Geriatrics Society . Nota: El contenido puede editarse por estilo y duración.

Referencia de la revista :
  1. Mark A. Espeland, José A. Luchsinger, Rebecca H. Neiberg, Owen Carmichael, Paul J. Laurienti, Xavier Pi-Sunyer, Rena R. Wing, Delilah Cook, Edward Horton, Ramón Casanova, Kirk Erickson, R. Nick Bryan. Efecto a largo plazo de la intervención intensiva en el estilo de vida sobre el flujo sanguíneo cerebral . Revista de la Sociedad Estadounidense de Geriatría, 2017; DOI: 10.1111 / jgs.15159

Cómo la vacuna antigripal obliga a la gripe a mutar



La mutación adaptativa del huevo L194P aumenta drásticamente la motilidad del epítopo principal en la hemaglutinina de los virus de la gripe H3. Rojo: alta motilidad; blanco: motilidad media; azul: baja motilidad.
Crédito: Wilson Lab
Según un nuevo estudio de científicos del Instituto de Investigación Scripps (TSRI), la práctica común de aumentar los componentes de la vacuna contra la gripe en huevos de gallina interrumpe el principal sitio objetivo de anticuerpos en la superficie del virus, haciendo que la vacuna contra la gripe sea menos efectiva en humanos.
"Ahora podemos explicar, a nivel atómico, por qué la producción de vacunas basadas en huevos está causando problemas", dijo el investigador asociado de TSRI Nicholas Wu, Ph.D., primer autor del estudio, publicado recientemente en la revista PLOS Pathogens .
Durante más de 70 años, los fabricantes han fabricado la vacuna contra la gripe inyectando influenza en huevos de gallina, permitiendo que el virus se replique dentro de los óvulos y luego purifique el fluido de los huevos para obtener suficiente del virus para usar en las vacunas.
El subtipo de influenza en este estudio, llamado H3N2, es uno de varios subtipos que se ha demostrado que muta cuando se cultiva en huevos de gallina, y los investigadores dicen que los nuevos hallazgos respaldan el caso de enfoques alternativos al cultivo del virus.
"Cualquier virus de influenza producido en huevos debe adaptarse al crecimiento en ese entorno y, por lo tanto, generar mutaciones para crecer mejor", explicó el autor principal del estudio, Ian Wilson, D.Phil., Profesor Hansen de Biología Estructural en TSRI.
El nuevo estudio muestra exactamente por qué la fabricación a base de huevo es un problema para el subtipo H3N2. A medida que la influenza H3N2 se ha vuelto más prevalente, los científicos que formulan la vacuna contra la gripe estacional han intentado incluir este virus y enseñarle al sistema inmune humano a combatirlo. A pesar de este esfuerzo, las vacunas recientes contra la gripe han demostrado ser solo un 33 por ciento efectivas contra los virus H3N2.
Wu usó una técnica de imagen de alta resolución llamada cristalografía de rayos X para mostrar que, cuando se cultiva en huevos, el subtipo H3N2 muta una proteína clave para unirse mejor a los receptores en las células de las aves. Específicamente, hubo una mutación llamada L194P en la glicoproteína hemaglutinina (HA) del virus. Esta mutación interrumpe la región en la proteína que es comúnmente reconocida por nuestro sistema inmune.
Esto significa que una vacuna que contiene la versión mutada de la proteína no podrá desencadenar una respuesta inmune efectiva. Esto deja el cuerpo sin protección contra las cepas circulantes de H3N2.
De hecho, el análisis de Wu muestra que la cepa actual de H3N2 utilizada en las vacunas ya contiene esta mutación específica L194P en HA. "Los productores de vacunas deben observar esta mutación", advirtió Wu.
Los investigadores dicen que se necesitan más estudios para investigar el reemplazo del sistema basado en el huevo. "Ahora se están utilizando y explorando otros métodos para la producción de vacunas en células de mamíferos utilizando métodos basados ​​en células y vacunas de proteínas HA recombinantes", dijo Wilson.
"Hay una gran necesidad de investigación de la vacuna contra la gripe", agregó Wu.
Fuente de la historia:
Materiales proporcionados por Scripps Research Institute . Nota: El contenido puede editarse por estilo y duración.

Referencia de la revista :
  1. Nicholas C. Wu, Seth J. Zost, Andrew J. Thompson, David Oyen, Corwin M. Nycholat, Ryan McBride, James C. Paulson, Scott E. Hensley, Ian A. Wilson. Una explicación estructural de la baja efectividad de la vacuna H3N2 contra la influenza estacional . PLOS Patógenos , 2017; 13 (10): e1006682 DOI: 10.1371 / journal.ppat.1006682

¿La cirugía para las cataratas podría alargar las vidas de las mujeres mayores?


Imagen de noticias HealthDay
-- Las mujeres que se someten a una cirugía para las cataratas podrían recibir una consecuencia inesperada: una vida más larga.
Ese es el hallazgo de un nuevo estudio de más de 74,000 mujeres de EE. UU. de a partir de 65 años de edad, que incluyó a casi 42,000 que se habían sometido al procedimiento ocular.
Según el estudio, hacerse la cirugía para las cataratas se asoció con una reducción del 60 por ciento en el riesgo de muerte precoz por todas las causas, y con una reducción de entre un 37 y un 69 por ciento en el riesgo de muerte provocada por accidentes, enfermedades pulmonares y cardiacas, cáncer, enfermedades infecciosas y trastornos neurológicos.
El estudio no pudo probar causalidad: quizá las mujeres que deciden realizar la cirugía para las cataratas simplemente se cuidan mejor, aunque los investigadores sí incluyeron factores del estilo de vida, como la obesidad y el ejercicio.
E investigaciones anteriores han sugerido que un riesgo más bajo de muerte prematura tras una cirugía para las cataratas podría deberse a mejoras en la salud general y en el funcionamiento cotidiano, dijeron los autores del estudio.
Los investigadores también dijeron que no está claro si el mismo hallazgo aplicaría a los hombres.
Estudios posteriores que observen cómo la cirugía para las cataratas afecta a la enfermedad crónica o a la muerte por causas específicas podrían ayudar a clarificar "los beneficios de la cirugía para las cataratas más allá de la mejora de la vista", planteó el equipo dirigido por la Dra. Anne Coleman, de la Universidad de California, en Los Ángeles.
Dos expertos en la salud ocular se mostraron de acuerdo en que el significado de los nuevos hallazgos no está del todo claro.
Aunque los hallazgos parecen tener sentido "a partir del hecho de que los que tienen buena vista pueden funcionar mejor y mantener la independencia, esto no es lo que este estudio dilucida", dijo la Dra. Amilia Schrier, una oftalmóloga que se especializa en la cirugía para las cataratas en el Hospital del Ojo, el Oído y la Garganta del Manhattan, en la ciudad de Nueva York.
Apuntó que las mujeres que estaban inscritas en las bases de datos que utilizó el estudio podrían ser más conscientes de su salud y "propensas a buscar atención médica y recibir dicha atención, en contraposición con las que no se sometieron a la cirugía".
Dr. Matthew Gorski, oftalmólogo en Northwell Health en Great Neck, Nueva York, concurrió en que "el estudio no indica el rol exacto que la cirugía para las cataratas tuvo en la reducción del riesgo de muerte", pero añadió que los hallazgos "reiteran la importancia de ir al médico de los ojos para hacerse exámenes oculares".
Según Schrier, las cataratas son una "importante causa de ceguera y deterioro visual curables".
Describió la cirugía para las cataratas como "un procedimiento que implica reemplazar la lente opaca con un implante de lente intraocular hecho de un plástico, que ofrece una mejora marcada en la vista".
El estudio aparece el 26 de octubre en la revista JAMA Ophthalmology.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: Amilia Schrier, M.D., ophthalmologist specializing in cataract and corneal surgery, Manhattan Eye, Ear & Throat Hospital, New York City; Matthew Gorski, M.D., ophthalmologist, Northwell Health, Great Neck, N.Y.; JAMA Ophthalmology, news release, Oct. 26, 2017
HealthDay

¿Si es delgada en la veintena, luego la menopausia le llegará antes?


Imagen de noticias HealthDay
 Las mujeres jóvenes que tienen un peso por debajo del normal podrían tener un riesgo más alto de experimentar la menopausia de forma precoz, lo que podría poner su salud en riesgo, sugiere un estudio reciente de gran tamaño.
El estudio encontró que las que tenían un peso por debajo de lo normal en la adultez temprana tenían un 30 por ciento más de probabilidades de experimentar la menopausia precoz, en comparación con las mujeres con un peso normal.
La menopausia precoz, que en este estudio se definió como antes de los 45 años de edad, es algo preocupante por varias razones. Reduce la vida reproductiva de una mujer, y se ha asociado con riesgos más altos de enfermedad cardiaca, osteoporosis y deterioro de la memoria.
Los nuevos hallazgos no demuestran que tener un peso por debajo del normal provoque directamente la menopausia precoz, dijo la investigadora principal, Kathleen Szegda, de Partners for a Healthier Community en Springfield, Massachusetts.
"Esto es sugerente y se debe hacer un seguimiento con más estudios", planteó.
Aun así, hay vínculos conocidos entre el peso y el ciclo menstrual de una mujer, dijo Szegda. Algunas mujeres con un peso por debajo del normal, por ejemplo, dejan de tener el periodo del todo, y eso se llama amenorrea, aunque no está claro si contribuye a que se produzca una menopausia precoz.
Una teoría, dijo Szegda, es que algunas mujeres con un peso demasiado bajo quizá también hayan sido pequeñas al nacer. Eso significa que podrían haber nacido con una "reserva ovárica" (o una cantidad de óvulos) más baja.
Los hallazgos, publicados el 26 de octubre en la revista Human Reproduction, se basan en casi 79,000 enfermeras estadounidenses que participaron un estudio de gran tamaño sobre la salud. Tenían entre 25 y 42 años de edad en el momento en que empezó el estudio, en 1989.
A lo largo de los siguientes 22 años, un poco más de 2,800 de esas mujeres tuvieron una menopausia precoz. Y las probabilidades eran más altas para las que habían tenido un peso por debajo de lo normal entre los 18 y los 35 años de edad, los dos momentos temporales que analizaron los investigadores.
Un "peso por debajo de lo normal" se definió como un índice de masa corporal (IMC) de menos de 18.5. El IMC es una medida del peso en relación con la estatura, y se considera "normal" una cifra de entre 18.5 y 24.9. Por tanto, explicaron los investigadores, se consideraría que una mujer de 5 pies y 5 pulgadas (1.65 m) de estatura y que pese 111 libras (50.3 kg) o menos tiene un peso por debajo del normal.
La mayoría de las mujeres con un peso por debajo de lo normal no tuvo una menopausia precoz. Por ejemplo, de unas 1,100 mujeres que tenían un peso por debajo de lo normal a los 35 años, solo 61 tuvieron una menopausia precoz.
Pero los riesgos eran más altos, incluso comparados con los de las mujeres en extremo inferior del rango del peso normal: las probabilidades de menopausia precoz eran un 56 por ciento más altas entre las mujeres que tenían un peso por debajo de lo normal a los 35 años de edad, y un 51 por ciento más altas si tenían un peso por debajo de lo normal a los 18 años de edad.
"Se trata de más evidencias de que se puede estar demasiado delgada", advirtió la Dra. Lila Nachtigall, profesora de obstetricia y ginecología en el Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York.
Nachtigall, que no participó en el estudio, apuntó a algunas limitaciones de la investigación.
Por un lado, dijo, algunas mujeres con un peso por debajo de lo normal podrían haber dicho de forma errónea que habían pasado por la menopausia cuando en realidad estaban experimentando la amenorrea.
Además, los investigadores no sabían si las mujeres eran muy delgadas de forma natural o si tenían un trastorno alimentario.
Nachtigall dijo que el papel potencial de la malnutrición es importante porque podría contribuir al "fallo ovárico" y a la menopausia.
El equipo de Szegda encontró algunas evidencias de que los "ciclos" extremos de peso eran uno de los responsables. El riesgo de menopausia precoz fue más alto entre las mujeres con un peso por debajo de lo normal que también reportaron unos cambios de peso considerables: perder al menos 20 libras (9 kg) tres o más veces en la adultez temprana.
Pero, dijo Szegda, eso se basó en unas pocas mujeres, así que no está claro qué conclusión se puede extraer.
Dado que la menopausia precoz está asociada a ciertas enfermedades, es algo preocupante, más allá de la fertilidad, dijo Nachtigall.
Las mujeres que pasan por la transición pronto, señaló, deberían poner más atención en sus factores de riesgo de enfermedad cardiaca y de osteoporosis, independientemente de su peso. Eso significa que hay que estar alerta con respecto a la dieta y al ejercicio, y controlar las afecciones como la hipertensión y el colesterol alto.
Las mujeres con un peso por debajo de lo normal, añadió Nachtigall, podrían necesitar una evaluación nutricional para asegurarse de que están obteniendo la suficiente proteína, grasa, vitaminas y minerales.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
FUENTES: Kathleen Szegda, Ph.D., M.P.H., director, community research and evaluation, Partners for a Healthier Community, Public Health Institute of Western Massachusetts, Springfield, Mass.; Lila Nachtigall, M.D., professor, obstetrics and gynecology, NYU Langone Medical Center, New York City; Oct. 26, 2017, Human Reproduction, online
HealthDay

La activación de células inmunitarias induce cambios de comportamiento

Las células T reorganizan sus perfiles metabólicos después de ser activadas, pero el efecto metabólico sistémico de la activación sostenida del sistema inmune ha permanecido inexplorado. Aquí informamos que las respuestas de células T aumentadas en ratones Pdcd1 - / - , que carecen del receptor inhibidor PD-1, inducen una firma metabólica del suero caracterizada por el agotamiento de aminoácidos. Encontramos que el agotamiento de aminoácidos en el suero se debía a la acumulación de aminoácidos en Pdcd1 activado - / -Células T en los ganglios linfáticos. Una disminución sistémica en triptófano y tirosina condujo a una deficiencia sustancial en los neurotransmisores serotonina y dopamina en el cerebro, lo que dio lugar a cambios de comportamiento dominados por el comportamiento similar a la ansiedad y respuestas de miedo exacerbadas. En conjunto, estos datos indican que la activación excesiva de las células T provoca un cambio metabolómico sistémico con consecuencias que se extienden más allá del sistema inmuneLa siguiente pregunta que se plantearon fue si este agotamiento de aminoácidos realmente tenía algún efecto sistémico. Al analizar la bioquímica del cerebro, descubrieron que la activación prolongada del sistema inmunitario causa la reducción de ciertos niveles de aminoácidos en la sangre, especialmente de triptófano y tirosina. Como consecuencia, se reduce la capacidad de las neuronas para producir serotonina y dopamina, y a la larga, puede causar alteraciones en el comportamiento, provocando ansiedad y miedo excesivos. Las conclusiones del trabajo se han publicado en la revista Nature Immunology.
Los investigadores encontraron que la disminución de aminoácidos en sangre en los ratones sin PD-1 inducía cambios de comportamiento que se caracterizaban por la ansiedad y las respuestas de miedo exacerbadas, que podrían remediarse proporcionando una dieta rica en aminoácidos esenciales. «En general, los datos reflejan que la activación excesiva de los linfocitos T provoca un cambio en el sistema metabólico sistémico con consecuencias que se extienden mucho más allá del sistema inmunitario», explica Michio Miyajima, coautor del estudio.

Una tecnología barata y sencilla para el diagnóstico de ojo seco

5
<p>En los últimos años ha aumentado la demanda de diagnóstico de diversas patologías oculares. / Pixabay</p>
En los últimos años ha aumentado la demanda de diagnóstico de diversas patologías oculares. / Pixabay
Ante la creciente demanda de diagnóstico de diversas patologías oculares, el grupo de Óptica, Fotónica y Biofotónica de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) ha desarrollado un dispositivo óptico de lectura Point-of-Care (PoC) que, gracias a una tecnología patentada por investigadores de este grupo, permite detectar in vitroconcentraciones muy pequeñas de material biológico de manera rápida y económica.
Los primeros ensayos parecen indicar su efectividad para el diagnóstico de ojo seco con lágrima de paciente. Además, su uso podría aplicarse a otras enfermedades e incluso extenderse a otros ámbitos como el de la agricultura y la alimentación.
El uso de este biosensor podría aplicarse a otras enfermedades e incluso extenderse a otros ámbitos como el de la agricultura y la alimentación
En 1992 la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizó una importante clasificación de enfermedades relacionadas con los ojos. Desde entonces, dicha lista aumenta progresivamente creando a su vez una demanda en el mercado de diagnósticos para diversas patologías oculares.
Conscientes de esta necesidad, los investigadores comenzaron a trabajar en el desarrollo de dispositivos de diagnóstico rápido de este tipo de enfermedades, por ejemplo, el síndrome del ojo seco (DED en sus siglas en inglés, Dry Eye Desease).
En los últimos años, ha aumentado mucho la prevalencia del trastorno del ojo seco. Sus síntomas son apreciables en la irritación del ojo, rojez y fatiga –entre muchos otros– y pueden causar, en los estadios más severos, derrame de la retina y pérdida de la visión. Por ello la detección precoz de dicha enfermedad es fundamental. Sin embargo, estos indicios pueden llegar a confundirse con otras afecciones oculares no relacionados con el DED.
Afortunadamente, el desorden de ojo seco se manifiesta a su vez en la composición de la lágrima, haciendo que concentraciones de determinadas proteínas varíen. Estos índices, también llamados biomarcadores, siempre se encuentran relacionados con una patología, en este caso la de ojo seco, y son el elemento necesario para la diagnosis.
Gracias a la aplicación de la tecnología desarrollada por la UPM –licenciada a la empresa de base tecnológica BIOD S.L, creada por el grupo de investigación– se pueden detectar in vitro pequeñas concentraciones, en el rango de los nanogramos por mililitro, de determinado material biológico (bacterias, virus, proteínas…) tal y como hacen los análisis de laboratorios profesionales para detectar enfermedades de este tipo.
Resultados prometedores
La ventaja del nuevo dispositivo frente a los convencionales es que es portátil, de modo que puede emplazarse en una consulta médica y, además, es de fácil manejo, por lo que puede ser manipulado por personal no necesariamente cualificado, lo que reduce considerablemente los tiempos de espera. Una ventaja adicional, es que el tipo de ensayo que se realiza no requiere ningún marcaje para amplificar la respuesta (enzimas, fluorófos, partículas de oro…), lo que se denomina label-free, y eso abarata los costes frente a otros diagnósticos convencionales que sí lo usan.
El método de lectura que este dispositivo PoC utiliza está basado en el cambio de propiedades ópticas de los sensores cuando se les añade material biológico, de modo que tan solo monitorizando la respuesta espectral de la luz reflejada se puede determinar la cantidad de moléculas biológicas existentes en la superficie.
Los síntomas del ojo seco son irritación del ojo, rojez y fatiga y pueden causar, en los estadios más severos, derrame de la retina y pérdida de la visión
A la hora de analizar lágrimas de pacientes con ojo seco el obstáculo principal es el volumen tan reducido de muestra que se puede obtener, ya que este no suele alcanzar más de los cinco microlitros, lo que hace difícil su manipulación y examen.
Los investigadores han conseguido solucionar este problema gracias a la fabricación de una superficie sensora en la que inmovilizan unos bioreceptores (anticuerpos) afines a las proteínas objetivo y que puede albergar muestras de incluso un microlitro sin que estas se evaporen.
Además, en el caso del análisis de las lágrimas aparecen otras complicaciones ya que contienen proteínas, sales, grasas y otros componentes que pueden interferir en el diagnóstico.
Sin embargo, esto también ha sido resuelto con la elección de anticuerpos realizada, y se ha logrado la detección única de la proteína relacionada con el DED, la Matrix metallopsidase 9, lo que demuestra el correcto funcionamiento del dispositivo.
Actualmente, el grupo se encuentra trabajando con dos biomarcadores más para la enfermedad del ojo seco y esperan obtener los mismos resultados favorables que han logrado hasta ahora, pudiendo integrar todos en un mismo biosensor y contar en un futuro con un kit de diagnóstico para el ojo seco. Además, según declara la primera autora Beatriz Santamaría, “esta tecnología es muy versátil y podría emplearse también para otros diagnósticos en diferentes muestras, como sangre, urea, saliva…, y no solo en el ámbito médico sino en otros campos como el de la agricultura, o el de la alimentación.”   
Referencia bibliográfica:
B. Santamaría, M. F. Laguna, D. López-Romero, 

El liquen que cambia su estrategia de reproducción en función del clima


<p>El liquen <em>Lobarina scrobiculata </em>que vive en los árboles. / Sonia Merinero</p>
El liquen Lobarina scrobiculata que vive en los árboles. / Sonia Merinero
El liquen Lobarina scrobiculata no es como los demás. A diferencia de la mayoría de líquenes con microalgas verdes, que activan su fotosíntesis con la humedad ambiental, esta especie necesita agua en estado líquido para activar el funcionamiento de la cianobacteria con la que vive en simbiosis. Esto lo hace especial, aunque no es su única singularidad.
En lugares secos, el liquen empieza a reproducirse a tamaños más pequeños y con mayor intensidad
Un estudio, publicado en la revista Annals of Botany, revela que este organismo cambia su estrategia reproductiva en función de la presencia o ausencia de precipitaciones. Así, en lugares secos, este liquen, que crece sobre árboles, empieza a reproducirse a tamaños más pequeños y con mayor intensidad.
“Esto puede interpretarse como una estrategia de respuesta a la escasez de agua”, señala a Sinc Sonia Merinero, investigadora en la Universidad Rey Juan Carlos (Madrid) y en la Universidad de Estocolmo (Suecia), y autora principal del trabajo. 
En los ambientes con menos lluvia y que son adversos para él, el liquen podría estar asegurando así la persistencia de sus poblaciones mediante la producción temprana e intensa de unas estructuras reproductivas que liberan pequeños fragmentos de hongo y cianobacteria que se dispersan juntos (soredios). “En cambio, en sitios lluviosos favorables para la especie, el liquen puede prosperar sin reproducirse tan pronto ni con mucha intensidad”, asegura la científica. 
En total, los investigadores analizaron 9.665 líquenes en 18 poblaciones de Lobarina scrobiculata a lo largo de 800 km, desde el norte hasta el sur de la península ibérica. “En cada población medimos el tamaño de cada liquen y estimamos su esfuerzo reproductivo. Así calculamos un tamaño umbral de reproducción en cada población, el tamaño mínimo que tiene que tener el liquen para comenzar a reproducirse con una probabilidad del 50%”, informa Merinero.
Captura2
Estructuras reproductivas del liquen. / Gilfernando Giménez
La vida sexual de los hongos 
Los resultados permiten además demostrar por primera vez en hongos la teoría de estrategias vitales desarrollada para plantas y animales con reproducción sexual. “Esta predice que en ambientes adversos, plantas y animales de crecimiento indeterminado como peces e insectos, entre otros, comienzan a reproducirse a tamaños más pequeños y con un mayor esfuerzo reproductivo, lo cual permite asegurar su descendencia en esos ambientes adversos”, comenta la investigadora.. 
Estas conclusiones amplían el conocimiento sobre las estrategias reproductivas en líquenes
Hasta ahora esta teoría nunca se había probado en el reino de los hongos, y los líquenes son organismos que resultan de una simbiosis entre un hongo (micobionte) y una o varias algas verdes o cianobacteria (fotobiontes). “Lo curioso de esta especie de liquen, como muchas otras, es que además se reproduce de manera asexual, lo cual indica que la teoría es suficientemente versátil como para explicar también estrategias de reproducción asexual”, apunta Merinero. 
El grupo de investigadores señala que este tipo de reproducción asexual se basa, al igual que la reproducción sexual en plantas, en la producción y dispersión de propágulos individuales (parte de un organismo que se produce sexual o asexualmente) que se comportan como semillas, y que no tiene nada que ver con la reproducción clonal de plantas, como por ejemplo la reproducción por estolones. 
Estas conclusiones amplían el conocimiento sobre las estrategias reproductivas en líquenes, “organismos sobre cuya biología y ecología aún sabemos muy poco aunque se encuentren en todos los ecosistemas terrestres y cumplan funciones ecológicas importantes”, concluye la científica. 
Referencia bibliográfica:
Sonia Merinero, Marcos Méndez, Gregorio Aragón & Isabel Martínez. “Variation in the reproductive strategy of a lichenized fungus along a climatic gradient” Annals of Botany 2017
Este trabajo ha sido financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación (proyecto CGL2010-22049), Ministerio de Economía y Competitividad (proyecto CGL2013-47010-P), y el Ministerio de Educación a través de una beca FPU (2009-4446) a Sonia Merinero.
Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.
Zona geográfica: España
Fuente: SINC

domingo, 29 de octubre de 2017

Las ostras cierran sus conchas estresadas por el ruido submarino


<p>Ostras japonesas (<em>Crassostrea gigas</em>) equipadas con electrodos para estudiar su comportamiento en el marco del MolluSCAN eye project. / Jean-Charles Massabuau</p>
Ostras japonesas (Crassostrea gigas) equipadas con electrodos para estudiar su comportamiento en el marco del MolluSCAN eye project. / Jean-Charles Massabuau
La contaminación acústica se ha convertido en los últimos años en uno de los problemas emergentes más importantes de la biodiversidad marina, junto con las basuras que llegan a los océanos. Hasta ahora, los científicos pensaban que los grandes mamíferos marinos eran los animales más perjudicados por el ruido submarino provocado por el tráfico de grandes barcos y la explotación marina, entre otros. Pero en realidad no son los únicos.
Un estudio, publicado en la revista PLoS ONE, revela que los sonidos también son percibidos y "escuchados" por algunos moluscos bivalvos, como las ostras, que ante los ruidos de baja frecuencia, cierran sus conchas como señal de estrés.
“La contaminación acústica en los océanos es un problema creciente y todos hemos oído hablar de su impacto en las ballenas”, afirma Jean-Charles Massabuau, autor principal del trabajo e investigador en la Universidad de Burdeos (Francia). “Pero los océanos están repletos de diferentes tipos de animales. ¿Cuáles son sus capacidades de percepción del sonido?”, se cuestiona Massabuau.
La posición de la concha indica el índice de bienestar de estos invertebrados; ante las amenazas las cierran rápidamente
Para responder a esta pregunta, el equipo de investigadores analizó en el laboratorio el impacto de este tipo de ruido submarino en 32 ejemplares de ostras. Los científicos usaron un altavoz para reproducir los sonidos bajo el agua en un rango de diferentes frecuencias.
El estrés producido por las bajas frecuencias
Los investigadores evaluaron los comportamientos de estos moluscos ante los diversos sonidos, y contabilizaron las veces que estos cerraban sus conchas, y en qué momento lo hacían. La posición de la concha indica el índice de bienestar de estos invertebrados; ante las amenazas las cierran rápidamente.   
Los resultados mostraron que ante sonidos entre 10 y 1.000 Hz, las ostras cerraban repentinamente sus conchas. Su máxima sensibilidad se situaba a bajas frecuencias, es decir entre 10 y 200 Hz.   
En general estos animales están acostumbrados a las vibraciones de las olas y las corrientes, y además pueden 'escuchar' señales de la marea para reaccionar. Sin embargo, los sonidos de baja frecuencia producidos por los buques, las explosiones, la investigación sísmica y las turbinas eólicas, entre otros, confunden a las ostras.  
En el caso de pequeñas embarcaciones recreativas y motos acuáticas, los sonidos son demasiado altos para que las ostras los perciban, concluyen los investigadores.
Referencia bibliográfica: 
Charifi M, Sow M, Ciret P, Benomar S, Massabuau J-C (2017) “The sense of hearing in the Pacific oyster, Magallana gigas”. PLoS ONE 12(10): e0185353. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0185353
Zona geográfica: España

sábado, 28 de octubre de 2017

Un nuevo estudio pronostica que las temperaturas aumentarán entre 3 y 4 ºC en 2050


<p>El aumento de las temperaturas no sigue una evolución lineal, sino exponencial. / AMC</p>
El aumento de las temperaturas no sigue una evolución lineal, sino exponencial. / AMC
En el Acuerdo de París, aprobado en diciembre de 2015, un total de 195 países se comprometió a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero para mitigar el impacto del cambio climático. Los gobiernos pactaron un objetivo a largo plazo: mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2 ºC sobre los niveles preindustriales, es decir, sobre la temperatura media registrada antes de 1850.
Para la comunidad científica, los 2 ºC son una “barrera segura”, ya que sobrepasada esta temperatura “el cambio climático podría entrar en una fase de no retorno”. “El aumento de las temperaturas no sigue una evolución lineal, sino exponencial, y a partir de un determinado momento se activarían algunos mecanismos que harían que el aumento de las temperaturas se disparara”, explica el investigador de la Universidad de Valladolid (UVa) Jaime Nieto.  
Para contribuir a este fin, los distintos países presentaron durante la conferencia de París sus Contribuciones Previstas Determinadas a Nivel Nacional (sus INDCs, por sus siglas en inglés), una serie de planes de acción que recogen la cantidad de emisiones que tratará de reducir cada país y las políticas que llevarán a cabo para alcanzar esa meta.
Para la comunidad científica, los 2 ºC son una “barrera segura”, ya que sobrepasada esta temperatura “el cambio climático podría entrar en una fase de no retorno”
“El Acuerdo de París deja todo en manos de las INDCs, es decir las propuestas que haga cada uno de los países. Se pasa de un modelo de gobernanza climática multilateral, como era el Protocolo de Kioto, a uno basado en el unilateralismo y en la voluntariedad, porque cada país tiene la obligación de realizar una propuesta, pero no de cumplirla, ni hay un organismo externo que se encargue de controlar su cumplimiento”, subraya Nieto.
Poca eficacia de las políticas climáticas
El equipo del departamento de Economía Aplicada y del Grupo de Energía, Economía y Dinámica de Sistemas de la UVa ha analizado las INDCs disponibles, un total de 188, desde el punto de vista de las políticas, la financiación y las emisiones.
Así, han cuantificado la variación en las emisiones que conllevarán las contribuciones previstas determinadas a nivel nacional, las políticas planteadas y su asignación financiera, y han determinado que, en el escenario más optimista –de cumplirse al 100% las INDCs, que no son vinculantes– la temperatura media mundial aumentaría entre 3 y 4 ºC, un incremento que casi duplicaría el objetivo inicial de 2 ºC considerado como “seguro”.
“En el Acuerdo de París y en las INDCs, que en general son muy poco transparentes, no se están teniendo en cuenta los impactos del crecimiento económico ni los mecanismos de traslado de la producción ‘sucia’ a los países en desarrollo a través del comercio internacional. Nosotros hemos calculado las emisiones reales que va a tener cada país en 2030, que es el año que se fija como horizonte en este acuerdo, y cada uno emitiría de media un 37,8% más que en el periodo 2005-2015”, apunta el investigador.
China, principal emisor de gases de efecto invernadero en la actualidad e India, que se sitúa en quinto lugar, serían responsables de casi un 20% de estas emisiones.
El estudio desarrollado por el equipo de la UVa ha sido publicado recientemente en la revista Ecological Economics y forma parte de la tesis doctoral de Jaime Nieto. El grupo forma parte además un proyecto europeo denominado MEDEAS, cuyo fin último es orientar la política europea hacia una economía baja en carbono.
Para ello la iniciativa, dotada con algo más de 3,7 millones de euros, aplicará la dinámica de sistemas para crear un modelo transparente –de acceso abierto, a diferencia de los existentes– con el que ayudar a los responsables de las políticas a tomar decisiones apropiadas en la transición energética hacia fuentes de energía renovables.
Más allá de variables de carácter energético, la herramienta tendrá en cuenta otros factores económicos, sociales y medioambientales que también influyen y que no son registrados comúnmente en otros modelos. La evaluación de las políticas que prevén poner en marcha los distintos países del mundo es un factor fundamental dentro del modelo, y los acuerdos alcanzados en París, en el que se centra el estudio de la UVa, son referentes a la hora de establecer posibles tendencias y escenarios.
“Los modelos de dinámica de sistemas nos permiten analizar qué va a suceder en el futuro en cuanto a tendencias y valorar distintos escenarios según las políticas que se desarrollen. Para nosotros era fundamental analizar el acuerdo más importante que ha habido en cuanto a transición hacia economías bajas en carbono en los últimos años, el Acuerdo de París”, concluye Nieto.
Referencia bibliográfica:
Nieto, J., Carpintero, Ó., y Miguel, L. J. (2018). “Less than 2° C? An Economic-Environmental Evaluation of the Paris Agreement”. Ecological Economics, 146, 69-84.
Zona geográfica: Castilla y León
Fuente: DiCYT

El genoma de los guanches confirma su origen norteafricano


<p>Colección de cráneos procedentes de las islas Canarias en la Universidad de Edimburgo. / David Cheskin</p>
Colección de cráneos procedentes de las islas Canarias en la Universidad de Edimburgo. / David Cheskin
El análisis del genoma de los primeros pobladores canarios, conocidos como guanches, confirma que provienen del norte de África. esta es la conclusión de una investigación internacional en la que participa la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y que se publica en la revista Current Biology.
“Nuestros análisis de los genomas guanches muestran –apoyando las hipótesis previas– que están más próximos a los actuales norteafricanos de origen bereber que a ninguna otra población, a la vez que aportan nuevos datos sobre los primeros pobladores de las islas Canarias”, explica Ricardo Rodríguez Varela, investigador del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos y de la Universidad de Estocolmo y primer firmante del estudio.
El origen los guanches ha generado múltiples debates, mitos y especulaciones. Las evidencias de las que se dispone hasta la fecha sugieren que los guanches poblaron el archipiélago en algún momento durante el primer milenio antes de Cristo.
Los genomas recuperados en este trabajo aportan nuevos datos para entender de dónde venían y cómo eran los guanches
“Más misterioso aún que su origen, es cómo y por qué estos primeros colonizadores viajaron a las islas Canarias, teniendo en cuenta que carecían de barcos y de conocimientos de navegación, al menos cuando los europeos llegaron”, recuerda Rodríguez Varela, quien añade que los genomas recuperados en este trabajo aportan nuevos datos para entender de dónde venían y cómo eran los guanches. 
Genomas completos para historias complejas
Hasta ahora, los estudios previos sobre los guanches se habían basado en marcadores uniparentales como el ADN mitocondrial o el cromosoma Y. Aunque estos marcadores proporcionan una información importante acerca de la historia de las poblaciones, “no tienen tanta resolución como el estudio de genomas completos a la hora de comprender fenómenos recientes o historias poblacionales complejas”, determina Linus Girdland-Flink, último firmante del estudio e investigador de la Universidad de Liverpool John Moores
Además, la investigación revela que los guanches presentan una mezcla de diversos antecesores. Según Anders Götherström, de la Universidad de Estocolmo, estos resultados muestran que una pequeña proporción de los guanches proviene de poblaciones emparentadas con los primeros agricultores europeos.
Esta señal genética fue introducida en Europa desde Anatolia por medio de las migraciones de los agricultores durante la expansión neolítica, hace alrededor de 7.000 años. Otras poblaciones norteafricanas tienen un porcentaje variable de esta señal genética relacionada con los primeros agricultores anatolios, pero no está claro cómo y cuándo se extendió por el norte de África.
Esta investigación proporciona nuevos conocimientos acerca del legado genético de los guanches en las poblaciones modernas canarias. “Nuestros análisis muestran que entre el 16% y el 31% del genoma de los habitantes actuales de Gran Canaria proviene de los guanches”, concluye Juan Luis Arsuaga, director del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos, director científico del Museo de la Evolución Humana y coautor de este trabajo.
Referencia bibliográfica: 
Ricardo Rodríguez-Varela, Torsten Günther, Maja Krzewi nska, Jan Stora°, Thomas H. Gillingwater, Malcolm MacCallum, Juan Luis Arsuaga, Keith Dobney, Cristina Valdiosera, Mattias Jakobsson, Anders Götherström, y Linus Girdland-Flink. “Genomic analyses of pre-European conquest human remains from the Canary Islands reveal close affinity to modern North Africans” Current Biology (2017). DOI: 10.1016/j.cub.2017.09.059
Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.