viernes, 29 de marzo de 2019

Una estrategia simple para mejorar tu estado de ánimo en 12 minutos.



Nuevas investigaciones muestran que caminar y ofrecer amabilidad a los demás puede disminuir la ansiedad y aumentar la felicidad.
Crédito: Christopher Gannon, Servicio de Noticias de la Universidad del Estado de Iowa
Todos tenemos un remedio, una copa de vino o un trozo de chocolate, para levantar el ánimo cuando estamos de mal humor. En lugar de centrarse en maneras de hacernos sentir mejor, un equipo de investigadores de la Universidad del Estado de Iowa sugiere desearle lo mejor a los demás.
"Caminar y ofrecer amabilidad a los demás en el mundo reduce la ansiedad y aumenta la felicidad y los sentimientos de conexión social", dijo Douglas Gentile, profesor de psicología. "Es una estrategia simple que no lleva mucho tiempo y que puedes incorporar en tus actividades diarias".
Gentile, Dawn Sweet, profesora de psicología; y Lanmiao He, estudiante graduado en psicología, probó los beneficios de tres técnicas diferentes destinadas a reducir la ansiedad y aumentar la felicidad o el bienestar. Hicieron esto haciendo que los estudiantes universitarios caminen alrededor de un edificio durante 12 minutos y practiquen una de las siguientes estrategias:
  • Amor-bondad: mirando a la gente que ven y pensando para sí mismos, "Deseo que esta persona sea feliz". Se alentó a los estudiantes a que lo dijeran realmente como lo pensaban.
  • Interconexión: mirar a las personas que ven y pensar cómo están conectados entre sí. Se sugirió que los alumnos piensen en las esperanzas y los sentimientos que pueden compartir o que podrían tomar una clase similar.
  • Comparación social descendente: mirando a las personas que ven y pensando en cómo pueden estar mejor que cada una de las personas con las que se encontraron.
El estudio, publicado en el Journal of Happiness Studies , también incluyó un grupo de control en el que los estudiantes recibieron instrucciones para mirar a las personas y centrarse en lo que ven en el exterior, como su ropa, la combinación de colores, texturas y maquillaje. y accesorios. Todos los estudiantes fueron encuestados antes y después de la caminata para medir la ansiedad, la felicidad, el estrés, la empatía y la conexión.
El amor y la bondad gana.
Los investigadores compararon cada técnica con el grupo de control y encontraron que quienes practicaban la bondad amorosa o deseaban que otros se sintieran más felices, más conectados, cariñosos y empáticos, así como menos ansiosos. El grupo de interconexión fue más empático y conectado. La comparación social descendente no mostró ningún beneficio y fue significativamente peor que la técnica de la bondad amorosa.
Los estudiantes que se comparaban con otros se sentían menos empáticos, cariñosos y conectados que los estudiantes que extendían buenos deseos a los demás. Estudios anteriores han demostrado que la comparación social a la baja tiene un efecto amortiguador cuando nos sentimos mal con nosotros mismos. Los investigadores de la ISU encontraron lo contrario.
"En su núcleo, la comparación social a la baja es una estrategia competitiva", dijo Sweet. "Eso no quiere decir que no pueda tener algún beneficio, pero la mentalidad competitiva se ha relacionado con el estrés, la ansiedad y la depresión".
Los investigadores también examinaron cómo reaccionaban los diferentes tipos de personas a cada técnica. Esperaban que las personas que eran naturalmente conscientes pudieran beneficiarse más de la estrategia de la bondad amorosa, o que las personas narcisistas podrían tener dificultades para desear que los demás sean felices. Estaban algo sorprendidos por los resultados.
"Esta práctica simple es valiosa independientemente de su tipo de personalidad", dijo Lanmiao. "Extender la bondad amorosa a los demás funcionó igualmente bien para reducir la ansiedad, aumentar la felicidad, la empatía y los sentimientos de conexión social".
Comparaciones de redes sociales
Las redes sociales son como un patio de recreo para las comparaciones: él gana más dinero que yo; ella tiene un coche mejor Si bien el estudio no se enfocó específicamente en las redes sociales, Gentile dice que los resultados demuestran que la comparación es una estrategia arriesgada.
"Es casi imposible no hacer comparaciones en las redes sociales", dijo Gentile. "Nuestro estudio no probó esto, pero a menudo sentimos envidia, celos, enojo o decepción en respuesta a lo que vemos en las redes sociales, y esas emociones interrumpen nuestra sensación de bienestar".
La comparación funciona bien cuando estamos aprendiendo algo o haciendo una elección, dijo Gentile. Por ejemplo, de niños aprendemos observando a otros y comparando sus resultados con los nuestros. Sin embargo, cuando se trata de bienestar, la comparación no es tan efectiva como la bondad amorosa, que mejora constantemente la felicidad.
Fuente de la historia:
Materiales proporcionados por la Universidad Estatal de Iowa . Nota: El contenido puede ser editado por estilo y duración.

Referencia de la revista :
  1. Autores Autores y afiliaciones Douglas A. Gentile, Dawn M. Sweet, Lanmiao He. Cuidar de los demás Cuidar del yo: una prueba experimental de breves comparaciones sociales a la baja, amabilidad de amor y contemplaciones de interconexión . Diario de los estudios de la felicidad , 2019 DOI: 10.1007 / s10902-019-00100-2

La nueva investigación del cerebro desafía nuestra comprensión del sueño



Mujer durmiendo (imagen de stock).
Crédito: © Volodymyr Kudlyak / Fotolia
Un estudio internacional encabezado por investigadores de la Universidad de Aarhus ha descubierto por primera vez los patrones cerebrales a gran escala y las redes en el cerebro que controlan el sueño, proporcionando conocimientos que en el futuro pueden ayudar a muchos daneses a una gran proporción de personas. que experimentan problemas para dormir.
Gastamos aproximadamente. Un tercio de nuestra vida dormida y nuestro sueño ha fascinado a los investigadores durante muchos años. La investigación del Centrer for Music in the Brain en la Universidad de Aarhus y en la Universidad de Oxford ha revelado, con un detalle sin precedentes, los patrones y las redes utilizadas por el cerebro durante el sueño. Los investigadores han utilizado una técnica llamada MRI funcional junto con algoritmos que pueden identificar los patrones de actividad cerebral.
"Esto proporciona una comprensión nueva y potencialmente revolucionaria de la actividad cerebral durante el sueño que a su vez puede conducir a nuevas formas de tratamiento de los problemas del sueño que afectan a demasiadas personas", explica el postdoctorado en el Centro de Música en el Cerebro de la Universidad de Aarhus. Angus Stevner, quien está detrás del estudio.
Los resultados acaban de ser publicados en Nature Communications .
"Nuestros resultados pueden cambiar la forma en que entendemos el sueño y, no menos importante, la forma en que vemos los trastornos del sueño, como el insomnio. Esperamos poder utilizar esta nueva y detallada categorización del sueño para identificar cambios en la actividad cerebral de las personas que padecen ciertos trastornos del sueño inexplicables, como disomnio o insomnio, que actualmente no podemos explicar ", explica Angus Stevner.
Puede ayudar con problemas de sueño
El sueño se ha dividido tradicionalmente en cuatro etapas que producen diferentes ondas cerebrales como resultado de la actividad eléctrica del cerebro, que van desde el sueño ligero (la primera etapa) hasta el sueño profundo y el sueño especial REM (movimiento rápido de los ojos), y la espalda. otra vez.
"Esta forma de dividir el sueño en etapas se basa realmente en convenciones históricas, muchas de las cuales se remontan a la década de 1930. Hemos desarrollado una descripción más precisa y detallada del sueño como un mayor número de redes cerebrales que cambian su estado de ánimo. Patrones de comunicación y características dinámicas durante el sueño ", dice Angus Stevner.
Casi la mitad de la población danesa experimenta problemas de sueño. Los investigadores esperan que una representación más completa y detallada de cómo cambian las redes del cerebro durante el sueño puede ayudarles a desarrollar mejores modelos del papel que desempeña el sueño.
Nuevos conocimientos sobre la actividad cerebral mientras dormimos.
"En este momento, carecemos de una comprensión consistente de lo que está sucediendo en el cerebro de alguien que sufre de insomnio, pero también del papel que tiene el sueño en los trastornos mentales, donde los trastornos del sueño son extremadamente comunes", dice el investigador.
En los últimos años, el progreso logrado en las técnicas modernas de escaneo cerebral ha llevado a una comprensión mucho más matizada de la complejidad del cerebro, que las etapas tradicionales del sueño no tienen en cuenta.
"Nuestros resultados proporcionan una descripción moderna del sueño humano en función de las complejas actividades de la red del cerebro y estamos tratando de pasar de la imagen algo simplificada que hasta ahora ha caracterizado nuestra comprensión de la actividad cerebral durante el sueño", dice.
Fuente de la historia:
Materiales proporcionados por la Universidad de Aarhus . Nota: El contenido puede ser editado por estilo y duración.

Referencia de la revista :
  1. ABA Stevner, D. Vidaurre, J. Cabral, K. Rapuano, SFV Nielsen, E. Tagliazucchi, H. Laufs, P. Vuust, G. Deco, MW Woolrich, E. Van Someren, ML Kringelbach. Descubrimiento de transiciones y dinámicas clave de todo el cerebro durante la vigilia humana y el sueño no REM . Nature Communications , 2019; 10 (1) DOI: 10.1038 / s41467-019-08934-3

El agua subterránea profunda puede generar corrientes superficiales en Marte



Pendiente recurrente Linae en las paredes del cráter Palikir en Marte.
Crédito: NASA / JPL / Universidad de Arizona
A mediados de 2018, investigadores apoyados por la Agencia Espacial Italiana detectaron la presencia de un lago de aguas profundas en Marte bajo sus casquetes glaciares del polo sur. Ahora, los investigadores del Centro de Investigación del Clima Árido y el Agua de la USC (AWARE) han publicado un estudio que sugiere que las aguas subterráneas profundas podrían estar activas en Marte y podrían originar corrientes superficiales en algunas áreas casi ecuatoriales en Marte.
Los investigadores de la USC han determinado que el agua subterránea probablemente existe en un área geográfica más amplia que solo los polos de Marte y que existe un sistema activo, a una profundidad de 750 metros, desde el cual el agua subterránea sale a la superficie a través de grietas en los cráteres específicos que analizaron. .
Heggy, que es miembro del experimento de radar Mars Express Sounding MARSIS sondeando el subsuelo de Marte, y coautor de Abotalib Z. Abotalib, investigador postdoctoral en la USC, estudió las características de la línea de pendiente recurrente de Marte, que es similar al seco. Corrientes de agua que aparecen en las paredes de algunos cráteres en Marte.
Los científicos pensaban anteriormente que estas características estaban relacionadas con el flujo de agua superficial o el flujo de agua cercano al subsuelo, dice Heggy.
"Sugerimos que esto puede no ser cierto. Proponemos una hipótesis alternativa de que se originan a partir de una fuente de agua subterránea a presión profunda que sale a la superficie moviéndose hacia arriba a lo largo de las grietas del suelo", dice Heggy.
"La experiencia que obtuvimos de nuestra investigación en hidrología del desierto fue la piedra angular para llegar a esta conclusión. Hemos visto los mismos mecanismos en el Sahara del norte de África y en la Península Arábiga, y nos ayudó a explorar el mismo mecanismo en Marte", dijo Abotalib. Z. Abotalib, primer autor del artículo.
Los dos científicos concluyeron que las fracturas dentro de algunos de los cráteres de Marte, permitían que los manantiales de agua subieran a la superficie como resultado de la presión que se encontraba debajo. Estos resortes se filtraron en la superficie, generando las características lineales agudas y distintas que se encuentran en las paredes de estos cráteres. Los científicos también proporcionan una explicación sobre cómo estas características del agua fluctúan con la estacionalidad en Marte.
El estudio, que se publicará el 28 de marzo de 2018 en Nature Geoscience , sugiere que el agua subterránea podría ser más profunda de lo que se pensaba en áreas donde se observan tales corrientes en Marte. Los hallazgos sugieren que la parte expuesta de estas fracturas de suelo asociadas con estos manantiales como los candidatos principales para explorar la habitabilidad de Marte. Su trabajo sugiere que se deberían desarrollar nuevos métodos de sondeo para estudiar estas fracturas.
Método:
La investigación anterior para explorar las aguas subterráneas en Marte se basó en la interpretación de los ecos electromagnéticos devueltos enviados desde los experimentos de sondeo de radar desde la órbita a bordo de Mars Express y Mars Reconnaissance Orbiter. Estos experimentos midieron la reflexión de las ondas desde la superficie y el subsuelo siempre que fue posible la penetración. Sin embargo, este método anterior aún no proporcionó evidencia de la presencia de agua subterránea más allá de la detección del Polo Sur 2018.
Los autores de este estudio actual de Nature Geoscience utilizaron imágenes ópticas de alta resolución y modelos para estudiar las paredes de los grandes cráteres de impacto en Marte. El objetivo era correlacionar la presencia de fracturas con las fuentes de corrientes que generan flujos de agua cortos.
Heggy y Abotalib, que han estudiado durante mucho tiempo los acuíferos subterráneos y el movimiento del flujo de agua subterránea en la Tierra y en ambientes desérticos, encontraron similitudes entre los mecanismos de movimiento de agua subterránea en el Sahara y en Marte.
"El agua subterránea es una fuerte evidencia de la similitud pasada entre Marte y la Tierra; sugiere que tienen una evolución similar, en cierta medida", dice Heggy.
Él dice que esta fuente profunda de agua subterránea es la evidencia más convincente de las similitudes entre los dos planetas; sugiere que ambos pueden haber tenido períodos húmedos el tiempo suficiente para crear un sistema de aguas subterráneas tan activo.
Para Heggy, un defensor de la educación en ciencias del agua y ciencias del agua en áreas áridas, este estudio en particular no trata sobre la colonización. Pero dice que estos flujos de agua raros y desconcertantes en Marte son de gran interés para la comunidad científica.
"Comprender cómo se ha formado el agua subterránea en Marte, dónde está hoy y cómo se está moviendo nos ayuda a limitar las ambigüedades en la evolución de las condiciones climáticas en Marte durante los últimos tres mil millones de años y cómo estas condiciones formaron este sistema de aguas subterráneas. las similitudes con nuestro propio planeta y si estamos atravesando la misma evolución climática y el mismo camino que Marte. Comprender la evolución de Marte es crucial para comprender la evolución a largo plazo de nuestra propia Tierra y el agua subterránea es un elemento clave en este proceso. "
El nuevo estudio sugiere que el agua subterránea que es la fuente de estos flujos de agua podría estar a profundidades que comienzan a 750 metros de profundidad. "Dicha profundidad requiere que consideremos técnicas de sondeo más profundas para buscar la fuente de este agua subterránea en lugar de buscar fuentes de agua poco profundas", dice Heggy.
El trabajo está financiado por el Programa de Geología y Geofísica Planetaria de la NASA.
Fuente de la historia:
Materiales proporcionados por la Universidad del Sur de California . Nota: El contenido puede ser editado por estilo y duración.

Referencia de la revista :
  1. Abotalib Z. Abotalib, Essam Heggy. Un origen de agua subterránea profunda para la línea de pendiente recurrente en Marte . Geociencias naturales , 2019; 12 (4): 235 DOI: 10.1038 / s41561-019-0327-5

Efectos positivos de la inmersión vertical en el agua sobre el sistema nervioso en sujetos sanos

La inmersión vertical induce una variedad de respuestas fisiológicas en diferentes sistemas corporales, dependiendo de las propiedades de la mecánica de fluidos, las cuales son la base que sustenta los programas de terapia acuática en diferentes patologías. Un reciente estudio ha realizado una revisión sistemática con el fin de analizar y describir los efectos que la inmersión vertical produce en el sistema nervioso en sujetos sanos. 

Los investigadores efectuaron una búsqueda sistemática de la bibliografía existente en las bases de datos BRAIN, PubMed, PEDro y Web of Science. Se evaluó metodológicamente la calidad mediante la guía CASPe y el nivel de evidencia se categorizó mediante la escala Oxford. Finalmente, se incluyó un total de 12 artículos, con un rango de puntuación de 7-10 según CASPe, niveles de evidencia 1b-2b y grado de recomendación B. Todos los estudios mostraron resultados positivos a las diferentes formas de exposición de la inmersión vertical en el agua y a la suma de estímulos empleados, sin referir efectos adversos en ningún caso. Se aporta una evidencia preliminar acerca de los efectos positivos que generan los distintos tipos de inmersión vertical en el agua sobre los flujos circulatorios cerebrales, la activación cortical, las funciones ejecutivas y la liberación de neurotrofinas en sujetos sanos. 

La falta de ensayos clínicos y la variabilidad en los tipos de inmersión y en la forma de estimulación (somatosensorial, motora o cognitiva) sugieren futuros estudios con mayores muestras, e incluyendo población con afectación neurológica
[Rev Neurol 2019; 68: 181-9 ]Güeita-Rodríguez J, Hoyas-Ávila S, Palacios-Ceña D, Molina-Rueda F

Una interfaz cerebro-cerebro para aumentar el rendimiento humano


<p>Las neurointerfaces del futuro podrían transferir información entre personas directamente, desde el cerebro de una persona al de otra. / Freepik</p>
Las neurointerfaces del futuro podrían transferir información entre personas directamente, desde el cerebro de una persona al de otra. / Freepik
Un equipo internacional de científicos, del que ha formado parte el investigador Alexander Pisarchik del Centro de Tecnología Biomédica de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), ha dado un paso más allá en el desarrollo de interfaces neuronales (cerebro-ordenador) para proponer una interfaz que implica la transferencia de información entre personas directamente (de cerebro a cerebro).
Las interfaces cerebro-ordenador pueden mejorar las habilidades individuales de las personas, pero ¿es posible mejorar las capacidades cognitivas de un grupo de personas? Tras llevar a cabo un experimento, el equipo de investigadores ha propuesto una interfaz cerebro-cerebro que calcula los estados cerebrales de cada participante y distribuye una carga cognitiva entre todos los miembros del grupo que realiza una tarea en común. La interfaz permite, a partir del análisis de la actividad cerebral, compartir la carga de trabajo entre todos los participantes en función de su rendimiento cognitivo en cada momento.
Los investigadores proponen una interfaz para transferir información entre personas directamente: de cerebro a cerebro
Las interfaces neuronales permiten controlar dispositivos externos mediante el pensamiento. Además, debido a sus posibles aplicaciones en diferentes ámbitos, entre los que destacan el médico y el lúdico, se han convertido en amplio objeto de estudio y experimentación. La siguiente etapa en el desarrollo de las neurointerfaces pueden ser los sistemas que aseguran la transferencia de información entre personas directamente, desde el cerebro de una persona al cerebro de otra. Y esto es precisamente lo que ha estudiado un equipo formado por investigadores de distintos países, que ha publicado los resultados de su trabajo en la revista líder de neurociencias Frontiers in Neuroscience.
El equipo, formado por investigadores de España, Rusia y Alemania, llevó a cabo un experimento en el que dos personas resolvieron un problema conjuntamente en condiciones de alta carga cognitiva. La comunicación entre las personas se llevó a cabo mediante la distribución de la carga entre los sujetos, según su grado de fatiga cognitiva, con la ayuda de electroencefalogramas. La tarea era clasificar imágenes con diferentes grados de ambigüedad que aparecían en una pantalla.

Ejercicio de clasificación de imágenes

La clasificación de imágenes altamente ambiguas requirió un gran esfuerzo cognitivo en comparación con las más claras. La carga cognitiva fue causada por la larga duración del experimento (40 minutos) y pequeñas pausas entre la presentación de las imágenes (5-7 segundos). Por lo tanto, era necesario que el sujeto mantuviera un alto nivel de concentración durante todo el experimento.
En la primera etapa, los sujetos resolvieron el problema de forma independiente. A cada uno de ellos se le presentó el conjunto completo de imágenes; de mayor y de menor ambigüedad. El análisis de las señales del electroencefalograma mostró que la red neuronal del cerebro no puede procesar continuamente la información sensorial y, al mismo tiempo, mantener un alto nivel de concentración. Hay períodos de fatiga cognitiva, caracterizados por una disminución en la atención, y períodos de recuperación, después de los cuales la concentración aumenta nuevamente.
La interacción entre personas a través de una interfaz neuronal requiere un monitoreo constante de su estado, por ejemplo, con su electroencefalograma
En la segunda etapa, se estableció una conexión entre los sujetos: se distribuyó un conjunto de imágenes entre ellos de acuerdo con su estado cognitivo, que se evaluó en tiempo real utilizando la neurointerfaz desarrollada. El sujeto, que se encuentra en un estado de fatiga cognitiva, recibió imágenes con poca ambigüedad. La clasificación de tales imágenes requería menos esfuerzo, lo que le permitió recuperarse más rápido.
En este momento, su compañero, que demostró un mayor nivel de concentración, recibió imágenes con gran ambigüedad, es decir, tomó la mayor parte de la carga cognitiva. Con esta distribución de carga, se demostró que los sujetos podrían estar en un estado de alta concentración por más tiempo. Además, una tarea con una mayor complejidad siempre fue entregada a un sujeto de prueba con una mayor concentración, lo que hizo posible aumentar la eficiencia de su resolución.
Los resultados indican que dichas interfaces neuronales cerebro-cerebro son capaces de utilizar de manera óptima el recurso cognitivo común de un grupo de personas para resolver una tarea conjunta al distribuir la tarea común entre las personas en función de información objetiva sobre el estado de su cerebro.
Al mismo tiempo, a diferencia de la interacción hombre-máquina, la interacción entre personas a través de una interfaz neuronal requiere un monitoreo constante del estado actual de los sujetos. Si una máquina siempre está lista para resolver una tarea compleja, para una persona, la complejidad de la tarea debe ser regulada debido a la limitación de su recurso cognitivo.
Como concluye Pisarchik, “los resultados que hemos obtenido pueden ser un punto de partida para el desarrollo de sistemas para la comunicación neural entre las personas que permitan 'sentir' las condiciones del otro y hacer que la interacción sea más eficiente”.
Referencia bibliográfica:
Maksimenko, V.A.; Hramov, A.E.; Frolov, N.S.; Luttjohann, A.; Nedaivozov, V.O.; Grubov, V.V.; Runnova, A.E.; Makarov, V.V.; Kurths, J.; Pisarchik, A.N. (2018). "Increasing Human Performance by Sharing Cognitive Load Using Brain-to-Brain Interface". Frontiers in Neuroscience 12 (949) DOI: 10.3389/fnins.2018.00949
Zona geográfica: Comunidad de Madrid

Karen Uhlenbeck, un perfecto referente imperfecto


<p>Karen Keskulla Uhlenbeck, premio Abel 2019. / Andrea Kane, Institute for Advanced Studies</p>
Karen Keskulla Uhlenbeck, premio Abel 2019. / Andrea Kane, Institute for Advanced Studies
El pasado 19 de marzo me enteré de la concesión del Premio Abel a Karen Uhlenbeck gracias a una llamada de la responsable del área de sociedad de Euskal Telebista. Quería conocer mis impresiones para complementar la noticia que saldría en los informativos de la noche. Debo reconocer que no dejé de sonreír hasta un buen rato después de colgar el teléfono. Me pareció una fantástica noticia que dedicaran unos minutos a Uhlenbeck en los informativos que, en general, consagran poco espacio a temas relacionados con la ciencia.
La concesión del premio a una mujer no sería noticia si viviéramos en condiciones de igualdad, pero aún estamos muy lejos de esa situación ideal
El nombre de Karen Uhlenbeck no me era desconocido, pero enseguida empecé a buscar más información sobre ella. No fue difícil porque muchos medios se estaban haciendo eco de la magnífica noticia. Y, efectivamente, es una magnífica noticia. Diecisiete años después de la primera concesión del Premio Abel, y tras diecinueve hombres premiados, por fin una mujer recibía el preciado Nobel de las matemáticas. Este galardón reconoce las aportaciones esenciales y relevantes en investigación de destacadas personalidades matemáticas.
La concesión del premio Abel es siempre una noticia esperada y celebrada en el entorno matemático. Pero este año, para muchas personas, ha sido un año especial. Al día siguiente, tras observar la repercusión en los medios de comunicación, algunos de mis compañeros se sorprendían de que la concesión de un premio a una mujer fuera una noticia.
En mi opinión, no tienen razón. Creo que hoy en día es una noticia que debe destacarse y, de hecho, es de agradecer que medios no especializados se hayan hecho eco de ello. No sería noticia si viviéramos en condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, pero los números indican que, lamentablemente, aún estamos muy lejos de esa situación ideal.

Referente para hombres y mujeres

Karen Uhlenbeck será a partir de ahora un referente científico extraordinario para mujeres y para hombres. Para tenerla como modelo no hace falta intentar entender sus matemáticas. Son complejas, muy especializadas y difíciles de comprender incluso para quienes nos dedicamos a ellas.
Como cualquier persona galardonada con un Premio Abel, Uhlenbeck posee una visión profunda y amplia de diferentes áreas de las matemáticas. Sabe combinar técnicas diversas y complejas y utilizarlas en variados problemas. La mayoría de las personas que nos dedicamos a las matemáticas nos especializamos en una pequeña parte de un área concreta y trabajamos conociendo, en el mejor de los casos, unos pocos métodos.
No solo es una científica brillante. También se ha atrevido a denunciar las dificultades que ha tenido por el hecho de ser mujer
Una matemática como Karen Uhlenbeck es capaz de abordar cada problema de múltiples maneras. Para ello se necesitan grandes conocimientos que requieren tiempo y esfuerzo, y habilidades especiales que permiten afrontar los retos planteados de maneras inusuales.
Los avances relevantes en matemáticas precisan de miradas diferentes, atrevidas y expertas. Y pocas personas poseen la capacidad de mirar de esta manera y de hacer conexiones entre materias aparentemente poco relacionadas. Algunas de ellas reciben el Premio Abel.
Karen Uhlenbeck no solo es una científica brillante. También se ha atrevido a denunciar públicamente las dificultades que ha tenido en su trayectoria profesional por el simple hecho de ser mujer. Es cierto que Uhlenbeck empezó su carrera hace unos cincuenta años y la situación ha mejorado. Es cierto, pero ella reconoce que, hoy en día, las mujeres siguen enfrentándose a mayores dificultades que sus compañeros varones. Uhlenbeck habla sin complejos y con conocimiento de feminismo, y reconoce lo mucho que le debe a la lucha feminista, aunque admite haber sido consciente de ello tardíamente.

Feminismo en la academia

Insisto: Karen Uhlenbeck es un referente científico extraordinario para mujeres y para hombres. ¿Por qué? Porque es una persona “normal”. Porque habla con pasión de su investigación en matemáticas. Porque rezuma entusiasmo cuando habla de los retos que ha abordado. Porque cuando ella denuncia las discriminaciones que ha sufrido, nadie puede argumentar que se queja por victimismo. Porque agradece al movimiento feminista la lucha que ha permitido a tantas mujeres, como ella, mejorar sus condiciones laborales y sociales. Porque se considera “imperfecta” y con estas sencillas palabras ayuda a derribar el mito de que las matemáticas solo está destinadas a personas con especiales dones.
Supongo que Uhlenbeck está fuera de sospecha: nadie puede pensar que le han concedido el Premio Abel por cuota. Pero quizás podrían habérselo otorgado algunos años antes.
Nadie puede pensar que le han concedido el Premio Abel por cuota, aunque quizás podrían habérselo otorgado algunos años antes
Quizás los pequeños pasos que se están dando para incorporar a las mujeres a distintos comités de decisión están empezando a dar sus frutos. Aquí, en los lugares de decisión, sí que han sido precisas las cuotas para tener representación femenina. Quizás sin las reivindicaciones del movimiento feminista, en particular en el ámbito de la academia, un hombre habría recibido el Premio Abel en 2019… quizás.
Karen Uhlenbeck ha hecho historia. Su modelo puede abrir el camino a muchas mujeres que se ven imperfectas, como ella. Precisamente, en su Elogio a la imperfección, la premio Nobel Rita Levi-Montalcini afirmaba que la imperfección es lo que más se ajusta a la naturaleza humana. No hace falta ser una persona perfecta para dedicarse a la actividad científica. No hace falta ser genial. Solo es preciso tener ganas de aprender, de trabajar, de compartir y no perder la pasión a pesar de las dificultades.
Gracias, Karen, por recordar que hay mucho talento femenino que ha trabajado y trabaja en matemáticas hoy en día. Gracias por ser un espejo cercano e imperfecto en el que mirarnos.

martamacho
Marta Macho Stadle

Si usas compulsivamente el móvil tendrás menos amigos y más estrés


<p>Los investigadores hicieron un seguimiento durante un año a 416 usuarios de teléfonos inteligentes. / UPM</p>
Los investigadores hicieron un seguimiento durante un año a 416 usuarios de teléfonos inteligentes. / UPM
Los smartphones son una de las herramientas más utilizadas y fueron ideados como una tecnología social que permite la conectividad en tiempo real con otras personas, pero ¿cómo afecta a la vida cotidiana su uso excesivo?
Un estudio realizado conjuntamente por investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industrialesde la Universidad Politécnica de Madrid y de la Facultad de Psicología de la Universidad de Oviedo pone de manifiesto que un uso compulsivo de los teléfonos móviles no solo no mejora nuestras relaciones sociales, sino que podría incluso poner en peligro algunas de ellas.
“Usar el teléfono móvil de un modo compulsivo hará que tengas menos amigos y más estrés”, explica Antonio Hidalgo, profesor de la ETSI Industriales de la UPM y uno de los autores de este trabajo que ha sido publicado en la revista Social Science Computer Review.
“Aunque en un primer momento los smartphones fueron diseñados como herramientas que facilitan el contacto con otras personas y la relación con ellas, su uso compulsivo está derivando en consecuencias muy alejadas de esa idea inicial”, añade.
Lejos de apoyar una mayor interrelación entre las personas, el estudio expone conclusiones muy diferentes. “La adicción a los teléfonos inteligentes y el apoyo social se relacionan negativamente a lo largo del tiempo: a más adicción menos apoyo social. Además, las trayectorias de apoyo social a lo largo del tiempo entre individuos están influenciadas negativamente por los niveles anteriores de adicción al smartphone”, asegura Hidalgo.
Para llegar a estas conclusiones, los investigadores hicieron un seguimiento durante un año a 416 usuarios de teléfonos inteligentes estudiando la relación entre su adicción al uso de los mismos, el apoyo social a lo largo del tiempo y sus niveles de angustia psicológica.
La adicción a los teléfonos inteligentes y el apoyo social se relacionan negativamente a lo largo del tiempo: a más adicción menos apoyo social
“A mayor adicción al teléfono móvil también aumentan los niveles de estrés psicológico de los usuarios. Aparecen también consecuencias similares a las de otras adicciones, como la adicción al juego, como son la mala adaptación psicológica y un incremento de los problemas y los conflictos con familiares y amigos”, explica Alberto Urueña, otro de los investigadores de  la UPM que participan en el trabajo.
Programados para introducirse en nuestras vidas
Los estudios sobre la adicción a los teléfonos inteligentes representan una continuación de los primeros estudios sobre la adicción a internet y a los teléfonos móviles y comparten algunas de sus premisas. Estos estudios comparten la idea de que las tecnologías de la comunicación pueden conducir al aislamiento social, lo que tiene consecuencias negativas para el bienestar.
“La versatilidad de los teléfonos inteligentes para la comunicación tiene el potencial de promover un uso cada vez más extenso en nuestra vida diaria y los investigadores estamos comenzando a advertir sobre sus posibles consecuencias negativas asociadas”, continúan los investigadores. No obstante, hasta el momento, los estudios sobre este tema son limitados dado el carácter poco representativo de sus muestras, una situación que trata de paliar este trabajo.
“La evidencia empírica sobre la relación entre la adicción a los teléfonos inteligentes y el bienestar psicosocial de los usuarios es todavía incipiente. Aunque ya hay algunas advertencias por parte de la Organización Mundial de la Salud, la mayor parte de la evidencia disponible proviene de estudios transversales realizados únicamente con estudiantes universitarios que representan solo una pequeña parte de la población. Esto hacía difícil que sus resultados pudieran extrapolarse”, explica Hidalgo.  
“La importancia de investigaciones como la actual radica en que emplea una muestra representativa de la población española y hace un seguimiento más duradero en el tiempo a los usuarios, algo fundamental para seguir avanzando en estos aspectos”, concluyen los investigadores.
Referencia bibliográfica:
o Herrero, J., Urueña, A., Torres, A., & Hidalgo, A. (2019). "Socially Connected but Still Isolated: Smartphone Addiction Decreases Social Support Over Time". Social Science Computer Review, 37(1), 73-88. https://doi.org/10.1177/0894439317742611.
Zona geográfica: España
Fuente: UPM

sábado, 23 de marzo de 2019

El sesgo occidental en los estudios genéticos es perjudicial e injusto


<p>Alessia Ranciano, integrante del equipo de Sarah A. Tishkoff, recoge muestras de un participante Nilo-Sahariano / Tishkoff Lab</p>
Alessia Ranciano, integrante del equipo de Sarah A. Tishkoff, recoge muestras de un participante Nilo-Sahariano / Tishkoff Lab
A pesar de los esfuerzos que realizan los genetistas para tener en cuenta la gran variabilidad de los humanos en sus investigaciones, la realidad es que la población occidental continúa estando representada en exceso respecto a otras étnicamente más diversas que apenas son consideradas.
En 2018, un 78 % de los participantes en estudios de asociación genética fueron de ascendencia europea
Esa falta de diversidad en los estudios genéticos humanos tiene serias consecuencias para la ciencia y la medicina, según el manifiesto que publica hoy un grupo de científicos en un número especial de la revista Cell. El sesgo en los datos limita tanto la comprensión sobre los factores genéticos y ambientales que influyen en la salud, como la capacidad de predecir el riesgo de enfermedad y el desarrollo de nuevos tratamientos.
“Dejar a poblaciones enteras fuera de los estudios genéticos humanos es científicamente perjudicial e injusto”, subraya la coautora Sarah Tishkoff, genetista de la Universidad de Pennsylvania. “Es importante estudiar poblaciones étnicamente diversas porque pueden tener diferencias en el riesgo genético de contraer enfermedades”, explica a Sinc Tishkoff. 
“Nos podrían faltar variantes genéticas que desempeñan un papel importante en la salud y la enfermedad en poblaciones étnicamente diversas, lo que, a su vez, puede dificultar su prevención y tratamiento”, añade.
La valoración de los autores ser refiere principalmente a los denominados estudios de asociación genética (GWAS, por sus siglas en inglés). Estos ensayos se emplean para identificar la mutación o el ‘responsable’ en el ADN de una enfermedad y suelen tener implicaciones en la práctica clínica y las políticas de salud.
Gemelos mozambiqueños con albinismo oculocutáneo / Giovanna Luccardi Sirugo
Gemelos mozambiqueños con albinismo oculocutáneo / Giovanna Luccardi Sirugo

Unos más estudiados que otros

En 2018 la ascendencia de los individuos incluidos en los estudios GWAS fue un 78 % europea, un 10 % asiática, un 2 % africana, un 1 % de hispana y menos de un 1 % de todos los demás grupos étnicos. 
El hecho de que las personas de ascendencia europea sigan estando sobrerrepresentadas en la investigación, mientras que otras las poblaciones queden en gran medida excluidas de los análisis, conlleva graves consecuencias tanto para la ciencia como para la medicina, según los autores. 
La falta de diversidad étnica en los estudios ofrece una visión parcial del genoma humano
Esta falta de diversidad étnica ofrece una visión parcial del genoma humano con una información incompleta o incluso equivocada que pone en riesgo a la salud pública y refuerza las disparidades en materia de salud entre las diferentes comunidades.

Aún más desigualdades  

Los estudios GWAS buscan en el genoma pequeñas variaciones que ocurren con mayor frecuencia en personas con una enfermedad en particular que en personas sin ella. De esta manera, esa pequeña variación brinda claves que permiten crear tratamientos más eficaces.
Según Scott M. Williams, también coautor e investigador en la Universidad Case Western Reserve, “se están desarrollando enfoques para predecir el riesgo de una persona de padecer enfermedades como el Alzheimer, la enfermedad cardíaca o la diabetes en función de su estado de múltiples genes”.
Hombres de Sheko participando en una prueba de tolerancia a la lactosa durante un estudio realizado en Etiopía / Tishkoff Lab
Hombres de Sheko participando en una prueba de tolerancia a la lactosa durante un estudio realizado en Etiopía / Tishkoff Lab
Sin embargo, “la falta de diversidad en los estudios de genómica humana puede exacerbar las desigualdades en salud”, señala Williams, ya que el sesgo en los datos limita la comprensión de los factores que influyen en la salud. 
Para empezar, “tales cálculos –añade– no pueden ser aplicados en personas de otros orígenes étnicos, pues la predicción del riesgo sería imprecisa; y la variación genética entre las poblaciones puede afectar a la eficacia de un medicamento o la probabilidad de que cause eventos adversos”.
Los patrones de variación genética afectan al riesgo de enfermedad y a la seguridad y eficacia del tratamiento
"Existen enfermedades como el albinismo oculocutáneo que son poco frecuentes en Europa pero relativamente frecuentes en algunas regiones africanas”, señala por su parte el tercer autor, Giorgio Sirujo, investigador de la Universidad de Pennsylvania.
Los tres investigadores coinciden en la necesidad de tener cuenta el paisaje completo de la variación humana en este tipo de estudios, advirtiendo sobre el peligro de centrarse en poblaciones de diversidad limitada como hasta ahora.

Hacia una medicina de precisión

Una comprensión completa de la genética humana y su relación con las enfermedades requiere estudios en personas que representen todo el “paisaje de la variación humana”, pues los patrones de variación genética afectan tanto al riesgo de enfermedad como a la eficacia y seguridad del tratamiento.
Por ello, “deben priorizarse los biobancos que incluyan a individuos de diversas etnias para calcular el riesgo genético de enfermedad, lo que se traduce en una mejor atención de la salud para todas las poblaciones”, comenta Sirugo.
“Estas iniciativas requerirán la voluntad política de mejorar la financiación y la infraestructura para estudiar la diversidad genómica y fenotípica en las poblaciones mundiales. El éxito del futuro de la medicina genómica y de precisión depende de ello”, concluye el investigador.

Referencia bibliográfica:
Sarah Tishkoff, Giorgio Sirugo, Scott M. Williams. “The Missing Diversity in Human Genetic Studies". Cell, marzo de 2019, DOI: https://www.cell.com/cell/fulltext/S0092-8674(19)30231-4