viernes, 26 de abril de 2019

Posible nueva vía para controlar la inflamación vinculada a enfermedades neurodegenerativas

Un equipo científico ha descubierto el proceso biológico que explica cómo las células producen una molécula implicada en la inflamación, lo que apunta a nuevas vías para el desarrollo de fármacos antiinflamatorios.
La investigación se centró en interleucina-1β, una proteína liberada por células inmunes en respuesta a señales de «peligro» como, por ejemplo, una infección bacteriana o lesiones tisulares. La producción excesiva de interleucina-1β produce una inflamación vinculada a un amplio espectro de patologías, incluyendo enfermedades autoinmunitarias, neurodegenerativas y cardiovasculares.
Estudios recientes sugieren que la producción de interleucina-1β podría ser dependiente de algo que se conoce como respuesta de proteína desplegada (UPR), que impide que las proteínas anormales se reproduzcan dentro de las células cuando éstas sufren condiciones de estrés. En la búsqueda de la conexión entre la UPR y la producción de interleucina-1β, los investigadores recurrieron a hongos mucosos y levadura, que usan vías similares para secretar proteínas cuando están en situaciones de estrés. Uno de los actores clave en este proceso se conoce como GrpA, que es muy similar a una proteína llamada GRASP55 en humanos y ratones.
Mediante el uso de técnicas de ingeniería genética, los investigadores crearon ratones que carecían del gen GRASP55. Observaron que la interleucina-1β crecía en grupos agregados en el interior de las células inmunes en lugar de ser liberada, lo que implica que dichas células no podían responder debidamente a la activación de la inflamación. También se descubrió que otra proteína con un papel importante en la activación de la UPR en situaciones de estrés, conocida como IRE1α, tampoco trabajaba debidamente.
El descubrimiento de esta conexión entre la UPR, GRASP55 e interleucina-1β sugiere que actuar sobre estas vías puede constituir una forma potencial de controlar la producción y la liberación de esta molécula inflamatoria.
[Dev Cell 2019; 49: 145-55.e4]Chiritoiu M, Brouwers N, Turacchio G, Pirozzi M, Malhotra V

‘Rewilding’ o cómo dejar que la naturaleza recupere su estado salvaje


<p>El oso pardo es una especie reintroducida en varias áreas de renaturalización en Europa / Staffan Widstrand / © <a href="https://rewildingeurope.com/areas/swedish-lapland/" target="_blank">Rewilding Europe</a></p>
El oso pardo es una especie reintroducida en varias áreas de renaturalización en Europa / Staffan Widstrand / © Rewilding Europe
El éxito de un proyecto de restauración natural no depende solo de la reintroducción de especies, sino que se alcanza cuando el ecosistema consigue regenerarse y sostenerse. Este es el planeamiento central de una propuesta que se publica esta semana en Science.
Los autores del artículo forman parte de un equipo internacional, dirigido por Henrique Pereira de la Universidad Martin Luther de Halle-Wittenberg (MLU, Alemania) y el Centro Alemán para la Investigación Integrada de la Biodiversidad (iDiv). También participan investigadores de varias instituciones españolas. 
Los investigadores proponen un cambio de paradigma para dejar que la naturaleza se cuide a sí misma
Este cambio de paradigma pretende “dejar que la naturaleza se cuide a sí misma, permitiendo que los procesos naturales reparen y restauren los paisajes degradados”, según describe en su página web Rewilding Europe, una iniciativa que opera en primera línea a escala europea y que está trabajando en espacios como el delta del Danubio (Rumanía). 
Según comenta a Sinc el español Néstor Fernández, investigador de la MLU y el iDiv y uno de los autores del artículo, el grupo está desarrollando proyectos como “un nuevo sistema para identificar zonas prioritarias para el ‘rewilding’ como base de información para las políticas europeas de conservación de la biodiversidad”.
Pelícanos en la reserva del delta del Danuvio
Pelícanos en la reserva del delta del Danuvio, en Rumanía / © Manuel Presti / Wild Wonders of Europe / Rewilding Europe
Por su parte, José María Rey, investigador de la Universidad de Alcalá y otro de los autores, comenta a Sinc que “el concepto de rewilding nació hace ya unos años, pero su significado se ha ido ampliando y modelando”. El concepto partió de la idea del paradigma de las tres Cs: grandes áreas centrales, conectadas por corredorespara permitir el movimiento de los carnívoros”, explica. 
La renaturalización incluye liberar a los ecosistemas de la presión humana para que tiendan a autorregularse y funcionen de manera natural
“El énfasis actual es considerar al ecosistema como un todo que es ayudado a recuperarse y mantenerse con poco esfuerzo adicional”, subraya Rey. En la misma línea, Fernández, destaca que su definición de renaturalización incluye “liberar a los ecosistemas de la presión humanapara que tiendan a autorregularse y funcionen de manera natural”.
Ainara Cortés-Avizanda, también coautora del artículo e investigadora del IMDEA y la Estación Biológica de Doñana, añade que “debemos evitar quedarnos en una mera reserva o colección de especies, atadas a un área concreta y dependiente de nosotros. Hablo de una naturaleza que se recupera y recupera especies poco a poco, aunque estas no sean especies emblemáticas”, indica.

Más allá de la reintroducción de especies

La naturaleza se ha visto gravemente afectada por la construcción de ciudades y carreteras, además de otras infraestructuras. Se han destruido ecosistemas enteros, reduciendo así considerablemente la biodiversidad. “Como resultado, muchos ecosistemas ya no son capaces de realizar tareas importantes como la regulación de inundaciones”, comenta Pereira.
Por ello, durante varias décadas se han llevado a cabo proyectos con el objetivo de reconstruir los ecosistemas con métodos como el ‘rewilding’ o renaturalización de los espacios. “Otro ejemplo es el de la reforestación. Esta se centra en el ecosistema en su conjunto e intenta restaurar su funcionalidad para que se sostenga con poca o ninguna gestión humana”, señala Andrea Perino, autora principal de la publicación e investigadora de la MLU y el iDiv.
Fernández y otros investigadores publicaron el pasado año un estudio sobre cómo medir el progreso del ‘rewilding’. Ahora, junto al equipo de Pereira, presenta un nuevo método para planificar y llevar a cabo estos proyectos de manera efectiva. “Nuestro enfoque para la renaturalización se basa en el manejo de tres ejes: perturbaciones, conectividad y redes tróficas”, resume Rey a Sinc. 
Bisontes Europeos
El bisonte también es una especie que ha sido reintroducida en varias áreas europeas / © Staffan Widstrand / Rewilding Europe
En la propuesta, los investigadores presentan un plan de acción para desarrollar proyectos de recuperación de la vida silvestre. Sobre todo, intentan dejar una cosa clara: no existe un ecosistema ideal que pueda crearse a través de medidas específicas. “Aunque haya que tomar alguna medida, debemos tratar de intervenir lo mínimo a largo plazo”, matiza Cortés-Avizanda.
Estos proyectos siempre deben involucrar a la población local o no tendrán éxito, según los autores
Para los autores, lo más importante es analizar el ecosistema en su conjunto, examinar sus funciones, distinguir las perturbaciones en el sistema y derivar una serie de medidas para restaurar los procesos que han sido interrumpidos. 
Además, sostienen que es fundamental tener en cuenta las posibilidades geográficas y sociales.“Estos proyectos siempre deben involucrar a la población local”, señala Perino. “De lo contrario, no tendrán éxito. Siempre hay que llegar a un compromiso entre lo que es teóricamente posible y lo que es realmente viable. Los ecosistemas son dinámicos y, por lo tanto, las medidas también deben serlo”. 

Armonizar al humano con la naturaleza 

Esta renaturalización no es solo beneficiosa para la vida silvestre, sino también para las personas. “En el ámbito de los beneficios no materiales, distintos estudios muestran que, por ejemplo, pasear por zonas naturales más ricas y diversas tiene efectos positivos sobre el bienestar”, comenta Néstor Fernández. 
El delta del Oder
El delta del Oder entre Alemania y Polonia / © Solvin Zankl / Rewilding Europe
Los investigadores agregan que otro de los beneficios del ‘rewilding’ son las oportunidades económicas que ofrece el disfrute del paisaje. Así lo demuestran los diferentes proyectos que se están emprendiendo en toda Europa alrededor del turismo de naturaleza. 
Otro de los beneficios del ‘rewilding’ son las oportunidades económicas que ofrece el disfrute del paisaje
“Un indicativo de la pujanza de estos negocios son los fondos dedicados al capital natural por el Banco Europeo de Inversión y que están siendo usados para emprender negocios de múltiple índole asociados a la conservación, restauración ecológica y renaturalización”, destaca Fernández.
“El delta del Oder es un buen ejemplo de cómo la restauración puede crear beneficios tanto ambientales como sociales”, señala Andrea Perino. Un área de Rewilding Europe situada en la laguna de Szczecin, a lo largo de la costa báltica entre Polonia y Alemania.
Esta zona es importante por ser una región clave para aves migratorias y otras especies y un ejemplo magnífico de cómo el abandono de las zonas agrícolas proporciona una gran oportunidad para recuperar sistemas de gran valor ecológico y con importantes beneficios para las personas”, comenta Fernández. 
Muchos animales viven ahora en este espacio natural, incluyendo águilas de cola blancabisontes y castores. Esta recuperación ha permitido el desarrollo de una industria turística como excursiones, deportes y otras actividades alrededor de la naturaleza de la zona. 
Buitre Negro
El buitre negro ha sido una de las especies reintroducidas en los Pirineos en los últimos años / JOACHIM S. MÜLLER

¿Y en España?

21 años después del desastre de Anzalcóllar

Tal día como hoy, el 25 de abril de 1998 quebró la balsa de lodos tóxicos de una empresa minera en Anzalcóllar (Sevilla). El vertido se filtró a través del río Guadiamar y produjo una riada de residuos que contaminó gravemente el Parque Natural de Doñana.
Según comenta a Sinc José María Rey, de la Universidad de Alcalá, a raíz del desastre de Anzalcóllar surgió el que, a día de hoy, es el principal proyecto formal de restauración ecológica en España: el río Guadiamar y el proyecto Corredor Verde.
Por otro lado, Rewilding Europe también se encuentra trabajando en las dehesas (bosques de encinas) del oeste peninsular.  
Además, en los Pirineos han coincidido proyectos independientes como son los de la reintroducción del oso pardo y del buitre negrola llegada del lobo y el abandono de tierras agrícolas marginales y pastizales que están siendo colonizados por los matorrales y los bosques.
Por último, “la despoblación del interior del país ofrece actualmente una de las mejores oportunidades de renaturalización”, destaca el experto. “En efecto, esto es un hecho real que se ha producido de manera involuntaria y que favorece la expansión de muchas especies, lo que a su vez es una manera pasiva de rewilding, ya que también favorece también a la biodiversidad”, añade Ainara Cortés-Avizanda.

Referencia bibliográfica: 
Perino, A., H.M. Pereira et al. “Rewilding complex ecosystems”, Science, abril de 2019, https://science.sciencemag.org/cgi/doi/10.1126/science.aav5570

cómo vivían los neandertales


<p>Fotografía de campo de la estructura de combustión y fotografía microscópica de componentes orgánicos en la capa negra de la estructura de combustión. / Leierer et al</p>
Fotografía de campo de la estructura de combustión y fotografía microscópica de componentes orgánicos en la capa negra de la estructura de combustión. / Leierer et al
El yacimiento de El Salt, uno de los enclaves arqueológicos más importantes del Mediterráneo Occidental, cuenta con once estructuras de hogares al aire libre bien conservadas y superpuestas. Hasta ahora, no se sabía con claridad si estas casas se formaron durante ocupaciones sucesivas a corto plazo o en menos ocupaciones pero a más largo plazo. El análisis de los restos asociados a las hogueras prehistóricas dan nuevas pistas al respecto.
“Estos sedimentos encierran información muy valiosa sobre el comportamiento de sus fabricantes, así como de la vegetación del entorno”, afirma a Sinc Lucia Leierer, investigadora en el Instituto de Biorgánica Antonio González de la Universidad de La Laguna, y autora principal del estudio que publica la revista PLoS ONE.
Los autores creían que las estructuras de El Salt representan un conjunto de hogueras sincrónicas sobre una sola superficie de ocupación neandertal. El trabajo revela que, en realidad, fue una sucesión de suelos de ocupaciónespaciados en el tiempo, todos ellos con hogueras.
“Hemos constatado que los neandertales que ocuparon este yacimiento, en la zona del mediterráneo central ibérico, lo hacían de manera recurrente, pero efímera y con largos periodos de abandono”, asegura a Sinc Leierer. La investigación desvela una alta movilidad de los grupos neandertales, confirmada por los periodos largos de abandono del sitio.
Para llegar a esta conclusión, los científicos españoles examinaron las diferentes capas dentro de las estructuras del hogar para evaluar los tiempos de ocupación dentro de la unidad de estudio.
Los neandertales que ocuparon el yacimiento de El Salt lo hacían de manera recurrente, pero efímera y con largos periodos de abandono
Además, realizaron un análisis de residuos biomoleculares lipídicos (de grasas) y otro de isótopos para obtener información sobre posibles alimentos y combustibles.

Lo que revelan los sedimentos

Los resultados muestran que la materia orgánica quemada presente en los hogares de El Salt era rica en excrementos de herbívoros y residuos de plantas con flores. “Esto nos indica largos periodos de tiempo en los que los neandertales no estaban allí”, añade la investigadora.
Estos restos vegetales tampoco fueron quemados en su estado fresco, señalan los científicos, “por lo que posiblemente la estación de ocupación humana no era otoño”, recalca Leierer. Los análisis indican también que los restos vegetales no son de pino, el principal combustible de las hogueras, por lo que los neandertales pudieron traer el combustible de fuera. 
Según los autores, los datos indican al menos cuatro ocupaciones neandertales sucesivas a corto plazo, separadas por períodos de tiempo relativamente largos, posiblemente basados ​​en las estaciones.
Referencia bibliográfica:
Leierer L, Jambrina-Enríquez M, Herrera-Herrera AV, Connolly R, Hernández CM, Galván B, et al. (2019) “Insights into the timing, intensity and natural setting of Neanderthal occupation from the geoarchaeological study of combustion structures: A micromorphological and biomarker investigation of El Salt, unit Xb, Alcoy, Spain”. PLoS ONE 14(4): e0214955. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0214955
Zona geográfica: España
Fuente: SINC

Adeline Marcos

Adeline Marcos
Periodista especializada en medio ambiente. Redactora del área de ciencias naturales en SINC

miércoles, 24 de abril de 2019

El cambio climático



Los satélites gemelos GRACE con el campo gravitatorio de la Tierra.
Crédito: AIRBUS / GFZ
El 17 de marzo de 2002, se lanzó el dúo de satélites germano-estadounidense GRACE (Gravity Recovery and Climate Experiment) para mapear el campo gravitacional global con una precisión sin precedentes. Después de todo, la misión duró unos buenos 15 años, más de tres veces más de lo esperado. Cuando los dos satélites se incendiaron en la atmósfera de la Tierra a fines de 2017 y principios de 2018, respectivamente, registraron el campo gravitatorio de la Tierra y sus cambios a lo largo del tiempo en más de 160 meses.
Esta llamada gravimetría satelital de resolución temporal permite, entre otras cosas, monitorear el ciclo del agua terrestre, el balance de masas de las capas de hielo y los glaciares o el cambio del nivel del mar, y así comprender mejor los mecanismos del sistema climático global. , para evaluar con mayor precisión las tendencias climáticas importantes y predecir posibles consecuencias.
Una revisión en la revista Nature Climate Change , en la que Frank Flechtner, Christoph Reigber, Christoph Dahle y Henryk Dobslaw del Centro Helmholtz Potsdam Centro Alemán de Investigación en Geociencias GFZ e Ingo Sasgen del Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina ( AWI) participó, ahora presenta aspectos destacados en el campo de la investigación del clima basada en las observaciones de GRACE.
Capas de hielo y glaciares
GRACE produjo la primera medición directa de la pérdida de masa de hielo de las capas de hielo y los glaciares. Anteriormente, solo había sido posible estimar las masas y sus cambios utilizando métodos indirectos. Dentro de los primeros dos años de la misión, ya era posible observar señales claras de pérdida de masa de hielo en Groenlandia y la Antártida. Los datos medidos mostraron que el 60 por ciento de la pérdida total de masa se debe a una mayor producción de masa fundida en respuesta a las tendencias de calentamiento del Ártico, mientras que el 40 por ciento se debe a un aumento del flujo de hielo en el océano. Según los datos de GRACE, entre abril de 2002 y junio de 2017, Groenlandia perdió alrededor de 260 mil millones de toneladas de hielo por año, y la Antártida alrededor de 140 mil millones de toneladas. Además de las tendencias a largo plazo, los datos del campo de gravedad también proporcionan evidencia de los efectos directos de los fenómenos climáticos globales como "El Niño".
Almacenamiento de agua terrestre.
Entre las contribuciones más impactantes de la misión GRACE se encuentra la revelación del cambiante paisaje de agua dulce de la Tierra, que tiene profundas implicaciones para el agua, los alimentos y la seguridad humana. Las estimaciones globales de las tendencias GRACE sugieren un aumento del almacenamiento de agua en latitudes altas y bajas, con un almacenamiento disminuido en latitudes medias. Aunque el registro GRACE es relativamente corto, esta observación de cambios a gran escala en el ciclo hidrológico global ha sido una importante confirmación temprana de los cambios predichos por los modelos climáticos a lo largo del siglo XXI.
Los datos de GRACE también ayudan a analizar y evaluar el nivel del mar con mayor precisión, ya que el almacenamiento de agua dulce en tierra está vinculado al nivel del mar por varios mecanismos. Los análisis de los datos de GRACE han permitido las primeras estimaciones de los cambios de almacenamiento de agua subterránea desde el espacio. Confirman tasas excesivas de agotamiento de las aguas subterráneas de acuíferos individuales en todo el mundo. Los datos sobre el almacenamiento de agua terrestre también han contribuido a la validación y calibración de varios modelos climáticos.
Cambio del nivel del mar y dinámica oceánica.
En este siglo, el aumento del nivel del mar podría acelerarse a 10 milímetros por año, una tasa sin precedentes durante los últimos 5000 años y una consecuencia profunda y directa del calentamiento del clima. Las mediciones de alta precisión del nivel del mar han estado disponibles desde principios de la década de 1990, pero solo muestran el cambio absoluto del nivel del mar. En los 25 años entre 1993 y 2017, el nivel del mar aumentó en un promedio de 3,1 milímetros por año. Para descubrir cómo la expansión térmica, el derretimiento del hielo y la entrada continental de agua afectan el nivel del mar, es necesario estudiar la distribución de masa del agua. GRACE ha demostrado que 2,5 milímetros del aumento promedio anual del nivel del mar de 3,8 milímetros entre 2005 y 2017 se deben a la entrada de agua u otra masa y 1,1 milímetros a la expansión térmica del agua. Resolver esta composición es importante para las proyecciones del nivel del mar. Los datos de GRACE suponen una restricción en el cambio de masa oceánica y, por lo tanto, indirectamente en el desequilibrio energético de la Tierra, que es una métrica global fundamental del cambio climático. GRACE ha demostrado que la mayor parte del calentamiento generado por el aumento de la temperatura se produce en los 2000 metros superiores de los océanos, que son los sumideros energéticos más importantes del cambio climático. GRACE también contribuye a una mejor comprensión de la dinámica y el impacto de las corrientes oceánicas, en particular para el Océano Ártico. Cuales son los sumideros energéticos más importantes del cambio climático. GRACE también contribuye a una mejor comprensión de la dinámica y el impacto de las corrientes oceánicas, en particular para el Océano Ártico. Cuales son los sumideros energéticos más importantes del cambio climático. GRACE también contribuye a una mejor comprensión de la dinámica y el impacto de las corrientes oceánicas, en particular para el Océano Ártico.
Aplicaciones de servicio climático
Los datos del campo de gravedad de los satélites GRACE ayudan a mejorar el Monitor de Sequía de los Estados Unidos. Esto ayuda a las autoridades estadounidenses a reaccionar ante las sequías de manera oportuna y sensata. Con EGSIEM (Servicio Europeo de Gravedad para la Mejora de la Gestión de Emergencias), la Unión Europea ha promovido un servicio diseñado para identificar los riesgos de inundaciones regionales lo antes posible. Entre abril y junio de 2017, se realizaron pruebas con datos históricos de inundaciones, que muestran que los indicadores de humedad para las grandes cuencas fluviales determinados por GRACE pueden mejorar los pronósticos, por ejemplo, para el Misisipi o el Danubio. Los resultados actuales también muestran que los datos de GRACE se pueden usar para predecir con mayor precisión el riesgo de incendios forestales estacionales.
El GFZ operó la misión GRACE junto con el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) y en el lado estadounidense con el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL). En mayo de 2018, se lanzó la misión de seguimiento GRACE Follow-on (GRACE-FO). Los primeros mapas mensuales de campos de gravedad deberían estar disponibles para los usuarios internacionales a fines de julio de este año. Dificultades inesperadas retrasaron la presentación de los productos. "El motivo fue el fallo de una unidad de control en el segundo satélite GRACE-FO", explica Frank Flechtner de GFZ. "Esto hizo necesario cambiar a la unidad de reemplazo instalada para tales escenarios. Pero ahora, con GRACE-FO, una grabación de más de dos décadas de los cambios de masa en el sistema Tierra está al alcance". (ph)
Fondo: El peso del agua.
Cuanto mayor es la masa de un objeto, mayor es su atracción gravitatoria. Por ejemplo, los Alpes ejercen una mayor atracción gravitacional que las tierras bajas del norte de Alemania. Cuando los satélites orbitan alrededor de la Tierra y vuelan sobre una región masiva, aceleran mínimamente cuando se aproximan y disminuyen la velocidad a medida que vuelan.
Una pequeña parte de la gravitación que emana de la Tierra se basa en el agua en o cerca de la superficie en océanos, ríos, lagos, glaciares y aguas subterráneas. Esta agua reacciona a las estaciones, tormentas, sequías u otros efectos climáticos. GRACE aprovechó el desplazamiento masivo de agua al registrar su efecto en el dúo satelital que orbitó nuestro planeta 220 kilómetros seguidos. Las microondas se utilizaron para medir su distancia. Esta distancia cambió con el tiempo debido al cambio de masa en la Tierra. A partir de los datos, los investigadores calcularon mapas mensuales de los cambios regionales en la fuerza gravitacional de la Tierra y los cambios causales en las masas en la superficie.
Fuente de la historia:
Materiales proporcionados por GFZ GeoForschungsZentrum Potsdam, Helmholtz Center . Nota: El contenido puede ser editado por estilo y longitud.

Referencia de la revista :
  1. Byron D. Tapley, Michael M. Watkins, Frank Flechtner, Christoph Reigber, Srinivas Bettadpur, Matthew Rodell, Ingo Sasgen, James S. Famiglietti, Felix W. Landerer, Don P. Chambers, John T. Reager, Alex S. Gardner, Himanshu Save, Erik R. Ivins, Sean C. Swenson, Carmen Boening, Christoph Dahle, David N. Wiese, Henryk Dobslaw, Mark E. Tamisiea, Isabella Velicogna. Contribuciones de GRACE a la comprensión del cambio climático . Cambio Climático de la Naturaleza , 2019; DOI: 10.1038 / s41558-019-0456-2

Citar esta página :
GFZ GeoForschungsZentrum Potsdam, Helmholtz Center. "Lo que la gravedad de la Tierra revela sobre el cambio climático". Ciencia diaria. ScienceDaily, 16 de abril de 2019. <www.sciencedaily.com/releases/2019/04/190416132155.htm>.

El cambio climático perjudica la pescas de los atunes

1
<p>Pesca de atún / Iñigo Onandia (AZTI)</p>
Pesca de atún / Iñigo Onandia (AZTI)
Un estudio, encabezado por los investigadores de centro tecnológico AZTI Haritz Arrizabalaga y Maite Erauskin-Extramiana, ha tenido en cuenta el efecto de las condiciones ambientales en la distribución mundial de los túnidos como el bonito del norte, el atún rojo atlántico, el atún rojo del sur, el patudo tropical, el listado y los atunes de aleta amarilla o rabiles entre 1958 y 2004, lo cual ha permitido investigar la influencia del cambio climático en el futuro y hacer predicciones concretas.
“Durante el período histórico analizado, los límites de distribución del hábitat de los atunes se han desplazado hacia los polos a una velocidad de 6,5 km por década en el hemisferio norte y 5,5 km por década en el hemisferio sur. En base a la influencia del cambio climático, en el futuro se esperan cambios todavía más acusados en la distribución de los atunes y en su abundancia, especialmente a finales del siglo (2080-2099)”, asegura Arrizabalaga.
En concreto, el estudio prevé que los túnidos templados como el bonito del norte, el atún rojo atlántico y el atún rojo del sur se desplacen hacia los polos. El patudo, por su parte, disminuirá en los trópicos para desplazarse a zonas más templadas.
Los túnidos son recursos de gran importancia económica y una fuente de proteína clave para gran parte de la población
Por el contrario, el análisis pronostica que el listado y el rabil, principales atunes enlatados, se vuelvan más abundantes en las zonas tropicales, así como en la mayoría de las zonas de explotación de los países costeros, es decir en las franjas marítimas que se extienden desde su costa hasta una distancia de 200 millas náuticas.
“Teniendo en cuenta que la mayoría del consumo humano de proteína de atún procede del listado y del rabil de la franja tropical, los datos obtenidos constituyen relativamente buenas noticias para que la pesca del atún siga siendo una fuente de alimentación importante”, precisa el experto.
Cuantificar las tendencias futuras
El estudio ha permitido analizar cómo cambiará la distribución mundial y la abundancia de las principales especies de atún debido al cambio climático y, de esta forma, cuantificar las tendencias futuras (cuánto se moverán) de las poblaciones.
“Los túnidos son recursos de gran importancia económica y una fuente de proteína clave para gran parte de la población. Con el cambio climático, su distribución espacial está cambiando y con ella las oportunidades de los distintos países de acceder a esta fuente de riqueza. Este estudio pretende explicar lo que ha ocurrido en el pasado y predecir lo que pasará en el futuro, de modo que los países y flotas pesqueras puedan pensar en estrategias de adaptación a las nuevas circunstancias”, agrega Erauskin-Extramiana.
La investigación forma parte del programa de investigación IMBER-CLIOTOP (Climate Impacts on Oceanic Top Predators), una iniciativa de colaboración científica internacional, que tiene entre sus objetivos la predicción del impacto del cambio climático sobre grandes predadores como los atunes.
El estudio, que ha sido publicado en la prestigiosa revista  Global Change Biology, ha sido impulsado por AZTI, en colaboración con el ICM-CSIC de Barcelona y CSIRO de Australia, y cuenta con el apoyo del Gobierno Vasco y de la Fundación Biodiversidad.
“Saber con antelación lo que ocurrirá en el futuro permite trabajar estrategias de adaptación a las transformaciones. Si una flota local de un país costero anticipa los cambios de abundancia y distribución de las especies objetivo, podrá adaptar su arte de pesca o cambiar de especie objetivo. Es posible que pueda seguir capturando la misma especie, pero invirtiendo en barcos mayores, que les permitan ir más lejos en busca de esos ejemplares”, concluye la investigadora.
Referencia bibliográfica:
Erauskin-Extramiana, M., H. Arrizabalaga, A. J. Hobday, A. Cabré, L. Ibaibarriaga, I. Arregui, H. Murua, and G. Chust. 2019. Large-scale distribution of tuna species in a warming ocean. Global Change Biology. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/gcb.14630.
Zona geográfica: España
Fuente: AZTI

Las partículas en suspensión ‘quitan’ 125.000 años de vida saludable a la población infantil europea


<p>La exposición a las partículas en suspensión roba 125.000 años de vida saludable a los niños y niñas de Europa. / Steve Long on Unsplash</p>
La exposición a las partículas en suspensión roba 125.000 años de vida saludable a los niños y niñas de Europa. / Steve Long on Unsplash
Una investigación del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por ”la Caixa”, ha estimado la carga de enfermedad de diversas exposiciones ambientales en la población infantil europea y, de nuevo, destaca el riesgo que supone la contaminación del aire.
El estudio calcula que cada año, la exposición a las partículas en suspensión de menos de 10 microgramos de diámetro (PM10) y menos de 2,5 microgramos (PM2.5roba 125.000 años de vida saludable a los niños y niñas de Europa.
Las exposiciones ambientales incluidas en este estudio roban cada año 211.000 años de vida saludable a la población europea de menos de 18 años
El análisis, publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health, evaluó la carga de enfermedad de la población infantil de los 28 países de la Unión Europea para siete factores de riesgo ambientales: contaminación del aire —partículas PM10, PM2,5 y ozono— humo de tabaco pasivo, humedad, plomo y formaldehído.
Los datos poblaciones y de salud se recopilaron a partir de diversas bases de datos europeas y el análisis de la carga ambiental de la enfermedad se realizó siguiendo el enfoque de evaluación comparativa de riesgos propuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el proyecto de Carga Global de la Enfermedad (GBD, por sus siglas en inglés).
Las y los investigadores realizaron un cálculo de los años de vida ajustados por discapacidad (DALYs, por sus siglas en inglés), una medida de carga de la enfermedad global, expresado como el número de años de vida saludable perdidos debido a enfermedad, discapacidad o muerte prematura.
Las conclusiones muestran que las exposiciones ambientales incluidas en este estudio roban cada año 211.000 años de vida saludable a la población europea de menos de 18 años, lo que representa el 2,6% del total. La contaminación del aire –PM10, PM2,5 y ozono— fue la exposición más dañina y agrupó hasta el 70% de años de vida saludable perdidos, seguida del tabaco pasivo, con un 20%.
“La elección de los factores ambientales que hemos incluido en el estudio responde a diversos criterios: se trata de las exposiciones sobre las que existen más datos en los países y también aquellas en las que hay evidencia de una relación causal con efectos en la salud, entre otros”, indica David Rojas, primer autor del estudio.

Mayor impacto real

El investigador destaca que “de entre todos los riesgos estudiados, las partículas en suspensión son las que producen la mayor carga de enfermedad, ya que se relacionan con enfermedades respiratorias, cardiovasculares y neurológicas, entre otras, y están asociadas con una mayor mortalidad infantil”.
Más de 20 países reportaron niveles de partículas por encima de las recomendaciones de la OMS y todos mostraron niveles de ozono no seguros 
“De hecho, su impacto real podría ser mayor que el que señalan nuestras estimaciones, debido a que solo hemos tenido en cuenta sus efectos sobre la mortalidad infantil y el asma, en el caso de las PM10, y de las infecciones de las vías respiratorias bajas, en el caso de las PM2,5.
De los 28 países incluidos en el estudio, 22 países —con excepción de Luxemburgo, Irlanda, Suecia, Estonia, Finlandia y Dinamarca— reportaron niveles de PM10 por encima de las recomendaciones de la OMS (media anual inferior a 20g/m3) y todos mostraron niveles de ozono por encima de los niveles considerados seguros (una media de 100 g/m3 durante ocho horas).
Mark Nieuwenhuijsen, coordinador del estudio y de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal, señala que “este estudio muestra la gran necesidad de implementar políticas efectivas para reducir la exposición infantil a los factores de riesgo ambientales en toda Europa, con especial atención a la contaminación del aire y el tabaco pasivo”.
“Es necesario crear bases de datos europeas comunes, que recopilen y armonicen los datos de exposición para los factores de riesgo ambientales, especialmente para la infancia, así como realizar estudios epidemiológicos sobre múltiples factores de riesgo ambientales”, concluye el experto.
Referencia bibliográfica:
David Rojas-Rueda, Martine Vrijheid, Oliver Robinson, Aasvang Gunn Marit, Regina Gražulevičienė, Remy Slama, and Mark Nieuwenhuijsen. Environmental Burden of Childhood Disease in Europe. International Journal of Environmental Research and Public Health. 26 March 2019. https://doi.org/10.3390/ijerph16061084
Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.
Zona geográfica: España
Fuente: ISGlobal

martes, 23 de abril de 2019

Los peces acumulan antidepresivos, antibióticos y componentes de cremas solares


<p>Los investigadores han llevado a cabo experimentos de exposición con doradas.  / Luis Miguel Bugallo Sánchez</p>
Los investigadores han llevado a cabo experimentos de exposición con doradas.  / Luis Miguel Bugallo Sánchez
Cada vez hay más residuos de fármacos y de productos de cuidado personal en los ecosistemas acuáticos, y está creciendo la preocupación, tanto de la comunidad científica como de la sociedad, en torno a los efectos secundarios que pueden provocar a los seres vivos acuáticos. Se han hecho grandes esfuerzos en identificar y controlar este tipo de contaminantes y sus subproductos en los desagües de las depuradoras y en las aguas superficiales ambientales, pero uno de los grandes desafíos sigue siendo evaluar qué efectos tienen en la biota.
Se ha comprobado que el antidepresivo amitriptilina, el antibiótico ciprofloxacin y el filtro solar oxibenzona pueden acumularse en los peces y producir efectos secundarios
En este contexto, investigadores del departamento de Química Analítica de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) ha desarrollado métodos analíticos para medir el contenido de antidepresivos, antibióticos y filtros ultravioleta en el agua y en los peces. También han analizado la acumulación de estos contaminantes en los tejidos y fluidos de los peces, su transformación y los efectos que tienen a nivel molecular.
Hasta ahora, a través de la biomonitorización ambiental, se había probado el riesgo de acumulación de estas sustancias en peces y otros organismos acuáticos, pero no se había investigado en profundidad la manera en la que se acumulan, distribuyen, metabolizan y eliminan los fármacos y productos de cuidado personal en los tejidos y secreciones biológicas de dichos organismos.
“La falta de conocimiento en torno a la transformación y la biodegradación de los fármacos y de los productos de cuidado personal puede llevar a infravalorar los verdaderos efectos de la exposición de los peces a estos contaminantes –explica la investigadora de la UPV/EHU Haizea Ziarrusta Intxaurtza–. Estos subproductos (los derivados de las transformaciones y los metabolitos) pueden ser tanto o más peligrosos que sus precursores”.
En ese sentido, Ziarrusta y otros autores, que publican su estudio en la revista Environmental Toxicology and Chemistry, han detectado que el antidepresivo amitriptilina, el antibiótico ciprofloxacin y el filtro ultravioleta oxibenzona pueden acumularse en los peces y que estos contaminantes “producen efectos secundarios en el plasma, el cerebro y el hígado de estos, porque interfieren en su metabolismo, y pueden incluso afectarles a nivel de organismo”.
Buscando una respuesta, surgen decenas de preguntas
El equipo primero ha optimizado diferentes métodos analíticos “para poder determinar fármacos y productos de cuidado personal en el agua y en los tejidos de los peces”, explica la investigadora. Utilizando estos métodos se ha constatado la existencia de estos contaminantes en varios estuarios vizcaínos y en peces, pero “hemos querido ver los efectos que acarrean a los peces, analizando los cambios que ocurren en su metabolismo”.
Han llevado a cabo experimentos de exposición con doradas en la Estación Marina de Plentzia, en los que han evaluado la bioacumulación de amitriptilina, ciprofloxacin y oxibenzona y su distribución en los tejidos de estos animales.
El consumo de estos contaminantes está aumentando y en las depuradoras no se conseguen eliminar: llegan hasta los peces y están cambiando su metabolismo
“Además, hemos investigado la biotransformación de estos contaminantes y caracterizado sus productos de degradación; por último, hemos investigado los cambios que provocan estos contaminantes a nivel molecular, analizando el metabolismo de los peces”, añade Ziarrusta.
Aunque se ha realizado el análisis de los contaminantes por separado, la científica aclara: “Primero debemos entender las cosas por separado, para luego poder entender qué ocurre en términos generales. En realidad, en el agua no hay solo un contaminante, y los peces están en continua exposición”.
La investigadora indica que hay mucho trabajo por hacer: “Es preocupante la concentración de este tipo de contaminantes, porque el consumo está aumentando y en las depuradoras no conseguimos eliminarlos, llegan hasta los peces y están cambiando su metabolismo. No sabemos hasta qué punto influirá eso a nivel de individuo, y el problema podría llegar a niveles poblacionales. A medida que contaminamos el mar, es decir, a medida que aumentan los contaminantes, la situación empeora, y es preciso saber si existe el riesgo de que los contaminantes que acumulan los peces lleguen hasta los humanos”.
Según Ziarrusta, “las aproximaciones analíticas que hemos desarrollado también pueden utilizarse para investigar otros tipos de contaminantes y especies; de esta manera, se podrá aglutinar información decisiva para evaluar los riesgos ambientales y establecer nuevas medidas reguladoras”.
Referencia bibliográfica:
Haizea Ziarrusta, Anton Ribbenstedt, Leire Mijangos, Sergio Picart-Armada, Alex Perera-Lluna, Ailette Prieto, Urtzi Izagirre, Jonathan P. Benskin, Maitane Olivares, Olatz Zuloaga, Nestor Etxebarria. "Amitriptyline at an environmentally relevant concentration alters the profile of metabolites beyond monoamines in gilt‐head bream". Environmental Toxicology and Chemistry, 2019. DOI: 10.1002/etc.4381.
Esta investigación está enmarcada en la tesis doctoral realizada por Haizea Ziarrusta Intxaurtza (Dima, 1990), en el Departamento de Química Analítica de la Facultad de Ciencia y Tecnología y en la Estación Marina de Plentzia de la UPV/EHU, bajo la dirección de las profesoras Maitane Olivares Zabalandikoetxea y Olatz Zuloaga Zubieta. Ha cursado una estancia en la Universidad de Estocolmo (Suecia), para poner en marcha métodos de extracción y análisis de metabolómica, y otra en la Universidad Politécnica de Cataluña, en Barcelona, para aprender métodos de tratamiento de datos. En la investigación han contado con la colaboración de expertos en Química Orgánica y de Biología.
Zona geográfica: España
Fuente: Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea

Un estudio en ratones revela que los beneficios cognitivos del deporte se heredan


<p>Tinción de células madre neurales en un hipocampo de ratón macho adulto / Patricia Tezanos, Kerry R. McGreevy, José L. Trejo</p>
Tinción de células madre neurales en un hipocampo de ratón macho adulto / Patricia Tezanos, Kerry R. McGreevy, José L. Trejo
Un estudio liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha demostrado en ratones de laboratorio que los beneficios cognitivos del ejercicio físico moderado son heredados por la crías, aunque estas sean sedentarias.
Según los resultados, publicados esta semana en la revista PNAS, los hijos de los ratones corredores aprenden y memorizan mejor que la progenie de los padres sedentarios. Para saber más sobre este hallazgo, los científicos analizaron los mecanismos cerebrales a través de los que esta herencia puede tener lugar.
“El ejercicio físico es bien conocido por sus efectos positivos en la salud general y específicamente en la función y la salud del cerebro”, explica José Luis Trejo, biólogo del CSIC en el Instituto Cajal y líder de la investigación.
“La actividad física paterna influye en la fisiología cerebral y la cognición de sus crías”, cuenta el investigador
“En este trabajo, la transmisión directa de los efectos inducidos por el ejercicio desde el cerebro de los padres hasta el cerebro de las camadas demuestra que la actividad física paterna influye en la fisiología cerebral y la cognición de sus crías”, añade.
Estudios anteriores ya habían demostrado la herencia por mecanismos epigenéticos de los efectos negativos del estrés sobre el funcionamiento del cerebro. En cambio, no existían evidencias claras sobre si los efectos positivos de alguna conducta podían heredarse intergeneracionalmente.
“Nosotros hemos determinado que el ejercicio de los padres hace que las crías aprendan y memoricen mejor tareas tanto espaciales como no espaciales, y qué ocurre en el cerebro para que ello suceda”, explica Trejo.
“Concretamente, hemos descrito todos los genes cuya expresión cambia en el cerebro como consecuencia del ejercicio físico, tanto en padres ejercitados como en sus crías sedentarias. Y hemos revelado que las mitocondrias del hipocampo están más activas, y que la neurogénesis hipocampal adulta está incrementada”, precisa.
 Según los expertos, estos cambios en el cerebro de las crías replican los cambios que el ejercicio indujo en el de sus padres corredores.
foto ratones ejercicio físico
Tinción de marcadores neuronales estudiados en el del hipocampo de un ratón macho adulto. / Kerry R. McGreevy.

La buena herencia de los ratones corredores

La mejoría cognitiva se ha replicado en tres modelos experimentales distintos
Esta mejoría cognitiva se ha replicado en tres modelos experimentalesdistintos. Primero, se compararon las crías sedentarias de roedores inactivos con las de padres ejercitados. Luego, se cotejaron los resultados de las camadas de ratones sedentarios con las camadas de los mismos padres después de un programa de ejercicio físico de varias semanas.
Por último, se analizaron las camadas de sedentarios y corredores concebidas mediante fertilización in vitro y transferencia de embriones. En los 3 casos se obtuvo el mismo resultado.
“Estos hallazgos tienen un impacto enorme en neurobiología, puesto que revelan que caracteres adquiridos durante la vida de los padres, en función de los distintos niveles de actividad física, son transmisibles a sus crías aun cuando estas crías no hagan ejercicio”, detalla Trejo.
“Además, la posibilidad de que el incremento en el número de neuronas del hipocampo pueda heredarse es de la mayor relevancia, considerando que estas nuevas neuronas han sido asociadas con ansiedad y depresión, con la capacidad de orientación espacial, y con el aprendizaje y la memoria en general”, concluye el investigador.
Este estudio es el resultado de la colaboración de investigadores del Instituto Cajal del CSIC, el Centro Nacional de Biotecnología del CSIC, el Centro Nacional de Análisis Genómico, el Instituto Nacional de Tecnología Agraria y Alimentaria, la Universidad de Valencia, la Universidad de Sevilla, y la Universidad de Cambridge.

Referencia bibliográfica:
McGreevy, K. et al"Intergenerational transmission of the positive effects of physical exercise on brain and cognition". PNAS22 de abril de 2019.